20 de marzo de 2013

NACHO MARTÍN SILVA (1977) / REPARTO LOS ESPACIOS


  •  Los colores sombríos son los nuestros, los que ha inventado este país, los que han acompañado nuestra historia con sufrimientos y lamentos sin ceremonias, aunque cuesta mucho deprenderse de los ritos y vaciarse con la verdad a cuestas.


  •  El madrileño MARTÍN SILVA no es un pintor de corte, no hay que confundirlo, es un artista que evoca las sombras aun cuando el sol esté alumbrando. Y un artista que no necesita modelos sino encajar las piezas, resolver los puntos oscuros del imaginario, calibrar los destellos que al final aparecen en la visión y nos confirman que la pintura, cuando nos toca de cerca, es honda y conturba. 


  •  Introduce lo contemporáneo porque es su salida al mundo, desde la que otea el pasado y deja un margen para el futuro. Evidencias muchas, consistencias todas y referencias las que uno, como espectador, se empeñe en traer a colación, si bien no hace mucha falta, porque su obra habla por sí sola.     


  • Esta noche he perdido
  • la esperanza. Desborda
  • mi río sus orillas,
  • se pierde entre las sombras.
  • ¿Me salvará la vida?

(José Hierro).

No hay comentarios:

Publicar un comentario