NIKOLA OJDANIC (1973) / ESTOY ADENTRO


  •  Mario Perniola asegura que si existe un núcleo del arte, no hay que buscarlo en el sujeto, en el artista, en su deseo de expresarse y comunicar, sino en la obra, en su singularidad radical, en su irreductibilidad a una única identidad, en su carácter esencialmente enigmático. 


  •  Al serbio OJDANIC, con su dominio del dibujo y de la expresión, le asaltan muchas dudas respecto a la dirección que debe seguir su pensamiento visual, porque lo corpóreo le incita a profundizar en su materia hasta alcanzar la plástica de todas las entrañas que afloran a la superficie. 


  •  Está imbuido de temores, (¿quién no?), lo que hace que su obra sea más determinante  y posea el cromatismo de la angustia, proyectando así un imaginario que marca toda su creación y su sentido de la existencia.

Para quien roba un reino, la gloria; para quien hurta un burro, la horca. 

SABRINA GRUSS (1958) / SE MUEREN, PERO NO SE DUERMEN


  •  Ha tirado la infancia por la borda y la ha vuelto a reconstruir con arreglo a su época, al fin y al cabo de lo que se trata para conjurar las pesadillas es hacerlas reales y explicarles que no están vivas, excepto cuando se quiere jugar con ellas. La francesa GRUSS, con la arquitectura simbólica de estas escultura, hace exorcismos para protegerse ella, mas a nosotros, espectadores, no nos pone a salvo.  


  •  Lo que verdaderamente nos desconcierta de esta imaginería es que nace del subsuelo, del que se supone que no les gusta salir según sus mensajes de ultratumba. En contra de su voluntad, la artista los saca al descubierto porque considera que su belleza no puede estar encerrada y además es eterna.  


  •  Por tanto, este repertorio de habitantes que a pesar de estar muertos perviven en la visión, forman parte de la luz del conocimiento, de la singladura del pensamiento y del temor postizo que significan en el transcurso del tiempo.  

No hay peor burla que con el asno.

DENIS STROFF / ¿DÓNDE VAIS A VIVIR?


  •  ¿Momias desenterradas? Imposible, abren demasiado los ojos y parece que están hablando. Podrían ser espíritus carnales aborígenes, tribales, primigenios. O de hace unos trescientos años. El hecho es que a través del belga STROFF han encontrado un cuerpo y una manera de emerger.    


  •  Mientras que como espectadores estamos orgullosos de nuestro concepto de belleza, estos seres nos increpan por nuestra falta de imaginación y escaso sentido plástico, pues son ellos los que se constituyen en símbolo de la muerte cuya belleza es sublime.  


  •  No hay duda que estas esculturas encierran mensajes de otra dimensión y cobran significado en la medida de que nuestro asco se transforma y nos infunde otra universalidad del sentido de la existencia. Cuando seamos capaces de asimilarlo habremos alcanzado una visión inviolable.  

Mucho sabía el cornudo, pero más el que se los puso.

GEORG REDZEK (1965) / NO PARO DE BUSCAR


  •  Siempre hay muchos pequeños invitados en la superficie, pero es difícil percibirlos porque se esconden entres tantas brumas. No sabemos si el serbio REDZEK únicamente quiere protegerlos o que la turbulencia o el oleaje pictórico los oculta.  



  •  Quizás sea esa la definición de su empeño plástico, el que la fuerte pigmentación y texturización de sus obras sea el rasgo fundamental por el que debe apreciarse inicialmente su trabajo, independientemente de que en sus espacios haya un cierto descontrol para maximizar así sus opciones visuales.    


  •  Al final con toda esa carga cromática indominable y barruntos figurativos, el hacer plástico que se muestra a la mirada es el sino de una creación constantemente en tensión por aspirar a englobar y totalizar  el momento puntual de la inspiración.    

La lengua no tiene hueso, pero corta lo más grueso.

ARMANO JERICEVIC (1962) / LOS SUSURROS DE LA ABSTRACCIÓN


  • En muchos artistas abstractos el momento inicial marca todo el desarrollo de la obra, incluso antes, pues las opciones que surgen son innumerables dentro del intelecto, ya no en las posibles o imposibles formas, sino en la ejecución de un ideario que no baraja definiciones concretas.  


  •  En este caso, el croata JERICEVIC confronta su ánimo explorador con la superficie, a la que desea darle la creatividad necesaria en orden a depurar a través de los trazos cromáticos la estrategia visual que es el objeto de su búsqueda.  


  • Y lo que hace dejando que la virginidad del blanco tenga su espacio como fondo en el que se desarrollan y desenvuelven los efectos de un misterio que no tienen más fin que el de sí mismo, el que se encarga de dotar a nuestra mirada de esa condición de la pintura. 

El hijo de puta, a su padre saca de duda y a su madre en disputa. 

THORNTON DIAL /1928-2016) / MIS MANOS AFROAMERICANAS HAN TOCADO LA TIERRA


  •  La tierra le ha abierto sus brazos al afroamericano estadounidense DIAL, con lo que se hizo verdad su esperanza telúrica, su creatividad al tratarla, al celebrarla y al extraer y mostrar su naturaleza plástica.   


  •  Es cierto que con frecuencia al decantarse por un material concreto, incluso aunque sea basura, el artista también se está entregando al poder de éste, a su simbología de la perennidad, a su lugar en el espacio físico y mental, al reencuentro metafórico con la trascendencia. 


  •  En esas superficies de despojos están latentes las vicisitudes de una identidad racial y ancestral sojuzgada que se ha levantado como fuente de creatividad, de testimonio, de conocimiento y de historia.  

Fuime a Palacio, fui bestia y vine asno.

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...