EUGEN SCHÖNEBECK (1936) / PREFIERO NO VERLOS

  • El dolor, la guerra, la violencia, la angustia, el odio, la ansiedad, la melancolía, la muerte, la soledad, la mentira, han incitado siempre al artista a darles espacio a su legítima expresión.

  • Porque, a su vez, la obra de arte está hecha de estos ingredientes y muchos más, como son la desfachatez, la ironía, la irracionalidad, el sentimiento, la distancia, la contradicción y la racionalidad.  

  • Y al estar antes creaciones del alemán SCHÖNEBECK, 
  • tan inmensas y desgarradoras en su desesperación, no parece que quede otra opción más que el pedir, tras esa angustia de la vida, la aclamación jubilosa de la muerte.    
  •  

  • Nunca metí una mano en un arroyo
  • por no romperle  su querencia al agua.  
(Pedro Salinas)

ANTONI LLENA (1943) / LEVEDADES NO INMORTALES

  • El catalán LLENA ha encontrado en su propio quehacer esa levedad poética que surge de recortes, signos, papeles, colores y nítidos fondos donde imprimirles su condición plástica.   

  • En sus obras se perciben formas a modo de jeroglíficos que no necesitan establecer claves sino huellas de un existir bajo la luz y de una topografía de la mente cuando intuye su propio hálito. 

 

  • Son creaciones que van madurando, que analizan ante todo el espacio, su distribución, cómo será su comportamiento en un flotar ingrávido y jubiloso, qué significado tendrá su revelación, en qué miradas se refugiará.    

  • Estoy triste porque soy un hombre,
  • porque el hombre hace daño,
  • hace daño, hace daño.
(Pedro Salinas)

 

MAR ENRÍQUEZ / PREFIERE EL COLOR AL ALMA

  • La española ENRÍQUEZ no se ha planteado ni tiene necesidad de articular un nuevo lenguaje plástico, le sirve el que deposita en el propio color, en todas sus gradaciones y gamas, en su aportación y adopción, en su reflejo y poesía. 

  • El color es ella misma y su abstracción, es su seña de identidad, un quehacer como exaltación de la vida, como transmutación y sentimiento.

  • Su obra desvela y significa, indica fe ciega, autonomía, experiencia, una luz intensa que contrasta y arrastra una sombra que gravita detrás de la portada.   


  • El paraíso está debajo
  • de todo lo supuesto, lo sabemos.
  • Lo supuesto es la vida y es el mar.
(Pedro Salinas)

BERNARD KOBERLING (1938) / PINTURAS DEL MEDIODÍA

  • La sutileza y sensibilidad de algunos artistas, tal como es el caso del alemán KOBERLING, llegan a constituir la razón máxima de la obra.  

  • La transfiguración opera desde el exterior, se ubica internamente y se configura como laberintos, islas, ríos, orbes de color. Incluso nos sorprendemos ante ellas habitando otro espacio con la mirada, cuya delicada lucidez plástica nos difumina. 

  • Es casi imposible que esta pintura no se solace consigo misma, no deposite en ella misma y en toda su voluptuosidad un fin poético de evocación y pasión, de vida sin amago de sombra y verdad definitiva.    


  • Todo quiere ser cuerpo.

  • (Pedro Salinas) 

GASTÓN CHAISSAC (1910-1964) / YA ESTOY EN PAZ

  • Pobre, autodidacta, enfermo, calificado peyorativamente como rústico moderno, CHAISSAC tenía voluntad y talento para aunar representación, realidad y concepto.

  • Tildaron a su obra (pictórica y escultórica) de Art Brut o de Outsider Art, lo que no importaba, pues su idea plástica estaba más allá y tenía un buen soporte para sostenerla.

  • Su cosmos, aparentemente simple en su faceta dibujística y colorística, es complejo en su significado, en la creatividad que se delata en él y en la verdad que descabala la forma irónicamente y sentidamente para revelarse como imagen definitiva.  


  • Un no da miedo. Hay que dejarlo siempre
  • al borde de los labios y dudarlo.

  • (Pedro Salinas) 

JOAN SNYDER (1940) / VER LO QUE NO HE VISTO

  • Decía Ayer que las obras de arte son proposiciones analíticas que descansan exclusivamente en la definición de los símbolos que contiene, pero si son sintéticas vienen determinadas por los hechos de la experiencia.  

  • Si bien la obra de la americana SNYDER encaja más en la segunda descripción, no creo que a ella le preocupase mucho, pues su trama es el significado plástico y expresionista de vivencias encarnadas en un alegato poético de destinos que se buscan.  

  • Su impronta abstracta está revestida por flores metafóricas que hacen de las lágrimas su silencio y su presencia, que no quieren ser solamente una superficie sino también un misterio cromático de invocación y plegaria.  


  • Si quieres recordarlo
  • no sirve el recordar.
  • Sólo vale vivir
  • de cara hacia ese dónde,
  • queriéndolo, buscándolo.

  • (Pedro Salinas) 

ANNINA ROESCHEISEN (1982) / LUCHO POR QUEDAR DONDE QUIERO

La obra de la alemana ROESCHEISEN requiere recomponer nuestra mirada hasta captar los inmensos matices de una obra que se desliza abiertamente y de manera heterogénea y metamórfica.

  • Sus múltiples direcciones, líneas e hilos contrastados cromáticamente se mueven dentro de una superficie lunar sumergida en una amalgama telúrica plagada de luces, destellos y entes volátiles.

  • El conjunto irradia la abstracta condición de una realidad embargada por su propio proyecto de construirse un espacio de resplandor para sí misma, que entrañe un significado de vida dentro de una rutilante órbita y un clamoroso albedrío.        

  • ¿Regalo, don, entrega?
  • Símbolo puro, signo
  • de que me quiero dar.

  • (Pedro Salinas) 

 

JAVIER GÓMEZ (1957) / LOS DONES DE LA MATERIA

  • La forma no es un concepto exclusivo ni único. Son modos dispares en la misma medida que es distinto el ojo en cada espectador.  

  • Pero en el caso de la obra del castellano GÓMEZ, la materia -el vidrio- la determina hasta conseguir que sea ella la que se exprese finalmente, la que dibuje su silueta en el espacio, la que camine a través de él  propagándose y extendiéndose.   

  • Su poesía constructiva es pura ficción que delata un sentido vivo de lo que el objeto representa, del significado que adquiere al contacto de la mirada, de la metamorfosis poderosa de un pensamiento visual conciliado consigo mismo. 


  • El tiempo no tenía 
  • sospechas de ser él.
  • venía a nuestro lado,
  • sometido y elástico.
(Pedro Salinas)

 

ÁNGEL MURIEL (1948) / OJOS QUE VUELVEN DEL SUEÑO

Louis Farigoule sostiene que más allá de los ojos existe un tipo de visión táctil, corpórea, ligada al cuerpo humano entero, a su epidermis, con la cual percibir formas y colores. 

  • En su obra, el cacereño MURIEL se deja llevar por ese sentido corporal que se debate entre la aglomeración en espacios limitados y unas formas más pendientes de entremezclarse entre sí con candencias esféricas, redondas, con un resabio erótico de carnes frías y extraños figurantes.  

  • Estamos ante un ensamblaje que se construye con referencias y evocaciones, con un cromatismo pulido que nos engancha dentro de un conjunto que nos hace visible una alegoría de la carne o una ensoñación orgiástica.  


  • Colmo, tensión extrema,
  • suma de la belleza
  • el mundo, ya no más.
  • Y yo más. 
(Pedro Salinas)

PETER DREHER (1932-2020) / AHORA SÍ QUE YA ESTAMOS JUNTOS

  • Cuando se pone a uno a soñar con otros lugares en donde aprender secretos esenciales, llega la serie de calaveras del alemán DREHER y nos agua la fiesta.

  • Sin embargo, su visión pausada, sus estructuras, sus tonalidades frías, sus cráneos, sus hechuras plásticas, nos lanzan a una meditación entre metafísica en el mejor de los casos y angustiosa en el peor.  

  • Nuestra contemplación queda sumida en la significación que desprenden, en la auténtica realidad de la que estamos hechos, en el abismo horroroso que hasta el mismo Dios tuvo que vestir de piel si quería vendernos lo de que somos a su imagen y semejanza.   


  • Si me marcho será
  • que estoy 
  • viviendo contra mí.

  • (Pedro Salinas) 

PAUL HARRYN (1952) / LA NOCHE ILUMINA EL DÍA

  • Reinhardt era un tipo muy doctrinario y contundente a la hora definirse, tanto como para afirmar que el arte puro sólo puede ser determinado como exclusivo, negativo, absoluto e intemporal.  

  • La pintura del norteamericano HARRYN, por el contrario, es vitalista, esplendorosa, sacándose al vuelo una nueva naturaleza en el espacio. 

  • Naturaleza que se hace luminosa en sus meandros, en sus atmósferas, en su savia, en sus vetas, en la dispersión de una metafórica vegetación que se ha transformado a partir de la textura, el color y la caligrafía inundando una superficie que tiene en sus genes su mayor diversión. 


  • Detrás
  • el fin sin remedio, el fondo
  • duro y seco de la nada.

  • (Pedro Salinas) 

CHARO PRADAS (1960) / PRECISO MÁS

  • Se olvida que detrás de cada abstracción hay un significado, por mucho que sea difícil de identificar o tarde en revelarse en una percepción inicial. 

  • En lo que concierne a la turolense PRADAS, su obra está marcada por el signo de una materia metafórica que se expande y se adentra en núcleos líquidos y cromáticos.


  • Esta licuación se manifiesta como una búsqueda de orígenes que bajo unas concretas condiciones plásticas adquieren la fisonomía de gérmenes en constante transformación.   

  • El primer día de la creación
  • humillado, pobre, vencido,
  • se marchó a llorar a un rincón.
(Pedro Salinas)

YALILI MORA (1972) / QUE TE BASTE CON TOCAR EL SUELO

  • La cubana MORA, en su pintura, abrillanta la superficie hasta que el cromatismo convoque una realidad plástica que fusione el encuentro de dos concepciones artísticas, en las que la rotundidad del dibujo y la forma que adquiere, confluyan en un significado abierto, tan luminoso, que ya por sí mismo es el retrato de una interrogación.

  • Una, que es exterior, nace de las posiciones que desde abajo no llegan a arriba, hasta la cúspide occipital,  porque ellas son suficientes para desentrañar las claves de la fisonomía que late en su asomo solitario y escénico. Fuera de ello, el corazón es una señal poética que lanza un destello, un fulgor arrancado de un sueño.

  • La interior, por el contrario, que es pericia, concepto, ideario, pensamiento, simboliza el vehículo que transforma lo que se vierte y se estampa en un espacio que tiene la función de ponerle palio y cuerpo a unos seres con corazón y a otros sin él.  Aunque vista así, su presencia suntuosa determina una condición que la autora quizás prefiere ficticia 


  • Crepúsculo. Sentado en un rincón
  • siento en el alma el poso de este día.

  • (Pedro Salinas) 

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...