MAURICIO ALFONSO NAYA (1975) / SIN PERDÓN


  •  En una pintura como ésta del cubano NAYA caben muchas otras, las resonancias se extienden por una zona y por la otra, por un reverso y por el anverso. Especularemos de por donde han salido, cómo es que tienen esa belleza que proviene del mismo universo que el nuestro y tal vez acaben seduciéndonos con tanto misterio desconocido.    


  •  La plasmación cromática, tan sutilmente ejecutada y ajustada al espíritu de la obra, nos introduce en toda la dimensión de lo representado, calibrando los distintos elementos que han de asociarse a unos sucesos fantásticos a los que les pedimos un refugio y hasta un retorno.   


  •  También está presentes el nacimiento, la violencia, la pasión, la lucha titánica, el mito y hasta es posible que la reencarnación para los que estamos fuera y queremos estar dentro. Es una iconografía irrepetible e irreconocible, pero que tiene un aura aparentemente indestructible, una visión hipnótica y una sinrazón imprescindible.

 De la mar el precepto,
del precepto al concepto,
del concepto a la idea
-¡oh, la linda tarea!-,
de la idea a la mar.
¡Y otra vez a empezar!
(Antonio Machado)

GUSTAVO ARTIGAS / LOS DIBUJOS DEL CUENTO


  •  Estos dibujos del uruguayo ARTIGAS sientan otra condición de la forma aunque en realidad ya la habíamos vislumbrado desde la Edad Media, si bien su evolución nos proporciona otra dimensión y otra ortografía. 


  •  En sus distorsiones, imaginería y formulación son de una calculada destreza y de método sólido y compacto, y en sus connotaciones y denotaciones cabe sopesarlos como una imaginación que se nos desvela en su revés, que al mismo tiempo es el nuestro.    


  •  Reúnen todas las características de un relato fantástico y tenebroso, cuyos personajes son feos, horribles, deformes, pero cuya realidad plástica tienen conferida por el hecho de su credibilidad y autenticidad, por su legitimidad y su brillante concepción. Esa es precisamente la belleza de su visión y la coreografía de su pasión.  

-Nuestro español bosteza.
¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?
Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
-El vacío es más bien en la cabeza.
(Antonio Machado).

WILFREDO BARCELÓ (1971) / LA HORA DE FLUIR


  •  La diáspora ha marcado las vivencias de todos los artistas cubanos, como si a la hora de retomar la práctica y el ejercicio de su quehacer la tuviesen como un santuario de cicatrices sin cerrar y que además precisasen tatuajes para ritualizarlo más. 


  •  Desde esa óptica la ambivalencia de BARCELÓ es su razón decidida en pos de planteamientos oscuros, flagelados, deshilvanados en su pintura, lo que en lugar de hacerla más opaca y raída, la convierte en una fuerza existencial de simbolismo rasgado, íntimo y condenado.  


  •  Es indiscutible la desazón que se desprende y domina a su obra, que se refugia en los efluvios plásticos de una soledad traicionada, de una inocencia puesta a prueba por el yunque y el martirio. Después no resta más que desgranar sus vidas sin tanta historia y ceremonia.

El hombre sólo es rico en hipocresía.
En sus diez mil disfraces para engañar confía;
y con la doble llave que guarda su mansión
para la ajena hace ganzúa de ladrón.
(Antonio Machado)

ZENÉN VIZCAÍNO (1962) / ME DUELE VERLOS ASÍ


  •  La pintura del cubano VIZCAÍNO es cruel pero también un simulacro del que parte de una visión descorazonadora y sarcástica. El factor mecánico enmarca la superficie, le da base y contenido y es una trampa que se tiende a la mirada a fin de implicarla en un sacrificio de mentiras y desconfiada realidad.   


  •  Para lo cual sólo se necesita el mecanismo adecuado y el eje que haga la función de   vertebrarlo como una apariencia, una tortura, una inquisición, hasta sus últimas o penúltimas consecuencias, como sería el hecho de que el cerdo devore al torero y sea premiado en El Malecón.   


  •  El mismo artista se hace la pregunta, la establece, la pinta, la configura, pero hasta ahí llega porque ¿de qué serviría la respuesta? De nada. Y, por el contrario, la pesquisa está bien planteada, ilumina, da claridad al hecho de que el concepto de arte es el juez y también el instrumento con el que absolverlo o condenarlo.   

Nuestras horas son minutos
cuando esperamos saber,
y siglos cuando sabemos
lo que no se puede aprender.
(Antonio Machado).

ALBERTO REGUERA (1961) / YA NO PUEDO DEJAR DE MOSTRAR


  •  Soy consciente de que el español REGUERA es una fuente inagotable de lucidez, intuición y perspicacia en su obra sobre la abstracción. Lo mejor, por cierto, es que no pueda mensurarse, sería una labor sin premisas ciertas y con conclusiones falsas.


  •  Pero lo que sí puede afirmarse es que este artista es uno de los mejores abstractos europeos, quedándome quizá corto, un hacedor impenitente de esencias con las que contemplar un artificio visual que es luz y júbilo. Y vida de la pintura, nunca mejor dicho, que se nos da en concierto de espacios abiertos al sueño y la meditación.   


  •  Ha de tomarse nota de que estas obras pertenecen a su próxima exposición en la galería Karin Weber de Hong Kong, que tendrá lugar a partir del próximo mes de septiembre. Yo no podré estar allí pero la suerte es saber que un día alguna volverá y actuará sobre nosotros, lo mismo que ya lo está haciendo con sólo vislumbrarla a través de este medio. Un abrazo.   

Tan pobre me estoy quedando,
que ya ni siquiera estoy
conmigo, ni sé si voy
conmigo a solas viajando.
(Antonio Machado).

FLORENTINA RESENDE (1950) / COLOR


  •  No es que la portuguesa RESENDE crea que la abstracción sea una redención sin agotar, que en eso hay algo de razón, sino que su aprendizaje pictórico la ha llevado a ese quehacer emocional, constituyendo en sí una práctica indeleble.


  •  Esta artista entiende que la gama cromática es una vía imperecedera, que el color ha adquirido y siempre está adquiriendo una fisonomía lírica que hace viva la forma de ver y regenerar la mirada. Lo que denotan estas obras es una sonoridad de sueños cuando son realidades que envuelven y cubren. 


  •  Y tampoco las superficies se deshilvanan en caos polvorientos, sino que se armonizan y conciertan en capas que reposan desde la percepción buscada, conformada, hasta hallar la simbología de la vida que anida en ellas a partir de la elaboración de estas urdimbres que afloran con la razón del sentimiento.    

Vive, esperanza; ¡quien sabe
lo que se traga la tierra!
(Antonio Machado)

LITA CABELLUT (1961) / ES HORRIBLE Y GROTESCA SU FIGURA


  •  Decía Walter Benjamin que todo lo que la historia desde el principio tiene de intempestivo, de doloroso, se plasma en un rostro; o mejor dicho: en una calavera. Y en el caso de CABELLUT, pintora insustituible y que ya empieza a ganar una considerable proyección internacional, se cumple la estrategia de reemplazar la virtualidad por una realidad de la que soy incapaz de medir su materialidad.   


  •  Cuando contemplo su obra - y esta es la segunda vez que la incluyo en mi blog - he de poner las palabras de Enrique Andrés Ruiz cuando señala que la pintura nace porque no tiene principio ni origen (porque es una anarquía), nace individualmente, nace, por decirlo así, individuo a individuo, o lo que es lo mismo, pintura a pintura. 


  •  En su nueva obra no desaparecen los rasgos fundamentales que la han convertido en el ser mismo de la pintura: su fuerza, su energía, el hechizo de una verdad total, la pasión, una férrea voluntad en una ejecución sin fisuras, un imaginario que no ha desterrado lo que vaga sin descanso, una emoción maldita depositaria del miedo y de la finitud, una fantasía iconográfica que no ceja en la consecución de una inmanencia.   

El loco vocifera
a solas con su sombra y su quimera.
(Antonio Machado).

HUGO PALMA IBARRA (1942) / HE SIDO Y SOY


  •  El nicaragüense PALMA tiene en su obra una fuente de la que emanan unas densidades pictóricas que nos trasladan al mero goce de la contemplación. No queramos atravesarlas para ver lo que insinúan más allá, pues es la superficie lo que cuenta y destella mansamente.   


  •  Pero no nos engañemos, es una pintura compacta, sólida, que tiene hondos motivos para solidificarse así, para ser entraña siempre aunque por pulcritud esté velada. Quizás es ese grito, ese silencio gatuno e inmóvil, esa desnudez los que proporcionan a ese sentido plástico la fuerza contundente para ser y dar testimonio de haber sido y haber estado.      


  •  En las texturas miramos los ecos, en el color las desdichas y el disfrute del fin no eterno, y en las formas los tiempos inacabados. ¿Por qué inmiscuirnos en significados que arropan innecesariamente su propio sentir? No hay causa para ello ni exigencia, solamente plasmación en su ventura o desventura. 

Desnuda está la tierra,
y el alma aúlla al horizonte pálido
como loba famélica. ¿Qué buscas,
poeta, en el ocaso?
(Antonio Machado)

FELIPE ALARCÓN ECHENIQUE / NO QUIERO DEJAR NADA SUELTO


  •  Obra a obra, minuto a minuto, el hispano-cubano FELIPE ALARCÓN sigue haciendo su pequeña o gran historia con sus series, que lo mismo fecundan perfiles del pasado en el presente o viceversa, o lo mismo provocan una vorágine entre épocas, tiempos, técnicas y procedimientos.   


  •  En estas obras, que forman parte de su gama dedicada a Hollywood, el acopio de imágenes y tonalidades evidencian un sinfín de referencias y connotaciones, una multiplicidad que en conjunto surgen como un concierto plástico donde hasta lo asimétrico busca una ordenación que revele la dimensión del enredo, las fisonomías disímiles que salen de lo oculto de ese imaginario en perpetuo estado de ebullición.      


  •  Y todas esas referencias tiene una ligazón directa y secreta con el autor, porque son los iconos que pueblan su mundo, que le auguran y le advierten, que le amonestan si su concepción creativa se queda en el mero significado debido a un desventurado significante, y que no dejan de renovarse, de impulsarse a través de una experiencia artística portentosa. Por eso, muy pronto, en Diciembre, estará en Berlín, y después en Costa Rica.   

Y yo sentí el estupor 
del alma cuando bosteza
el corazón, la cabeza,
y....morirse es lo mejor.
(Antonio Machado).

ENRIQUE TÁBARA (1930) / ALMA VIEJA


  • Para el ecuatoriano TÁBARA la pintura y la escultopintura es encontrar la raíz que envuelve el alma vieja de su tierra. Desde esa visión de la cultura andina y con sus recursos tomados de su propio fondo de formación y ahondamiento en la proyección plástica, realiza una obra moderna y capaz de estructurar un significante para rasgar lo árido. 


  •  Los miembros se quedan grabados en su descolocación para que se tomen como auténticos protagonistas simbólicos de lo que fueron y de lo que aún seguirán siendo y el caballo transportando.


  •  En el dibujo vela por el inicio de lo que constituirá una desnudez apasionada, pero en el color se someterá a una luz serena, captada para penetrar de manera imaginativa los lugares donde hay sed de verdad y todo queda.   


  • Me embriago una noche
  • de cielo negro y bajo, 
  • para cantar contigo, 
  • orilla al mar salado,
  • una canción que deje
  • cenizas en los labios.....
  • De tu mirar de sombra
  • quiero llenar mi vaso.

(Antonio Machado).

JULIO LARRAZ (1944) / SOY UN ARTISTA INSOMNE


  •  Ante un mundo del arte saturado, son manifiestas las ambigüedades de las actitudes artísticas contemporáneas, mas por la confusión reinante que por la integridad de unos valores que se han perdido. Incluso se ha dicho por Nicolás Bourriaud que la superproducción ya no es vivida como un problema, sino como un ecosistema cultural.  


  •  Lo que no es el caso del artista cubano LARRAZ, que en sus obras nos deja la constancia de un universo plástico que no tiene nada de equívoco, está marcado por unas significaciones inconfundibles por lo que él entiende que debe de ser un lenguaje visual que invite al engaño, a la amenaza, al sueño hechizado, enloquecedor  y angustioso.  


  •  Parte de una gama cromática que no busca la estridencia, al revés nos introduce en un marco de contrastes oportunos y hasta acoplados con una definición amable y clara, pero su figuración va formándose en otra dimensión y golpea la retina sin hacer distinciones. Lo que era un inicio sosegante se convierte en un sintagma implacable, que es tan indescifrable literalmente como cierto.        


  • En una tarde clara y amplia como el hastío
  • cuando su lanza blande el tórrido verano,
  • copiaban el fantasma de un grave sueño mío
  • mil sombras en teoría, enhiestas sobre el llano.

(Antonio Machado).

XEVI SOLÀ (1969) / NO SOMOS NOSOTROS


  •  La cámara fotográfica se ha averiado, por eso al darle la vuelta para seguir utilizándola consigo verificar una mentira. Cual es que la apariencia no puede jugar a no serlo, no le puede ser permitido el atrevimiento de desenmascarar de forma pictórica su sustancia.


  •  Después viene el arrastre a las alegorías y parábolas y al final nos encontramos en los terrenos del agravio, el ultraje, el escarnio, el oprobio y la afrenta. Necesariamente tenemos que volver atrás, esos episodios registran escenas que hieren  y además se ríen de nosotros, ingenuos espectadores, que no sabemos cargar con tanta insidia a cuestas.


  •  Eso es de lo que el catalán SOLÀ, con ese toque tan americano (casas, coches y hasta entornos), nos advierte, pues lo remeda con el cañón de una pistola apuntando hacia la ironía y la agresión visual. Pero no debemos tener miedo, sólo pensar que la historia de la pintura discurre entre esos caminos también, que nos han de servir de iluminación y sensibilización con tal de evitar su desguace y el nuestro.    

Mira caer la nieve en la oficina de registro
cuando uno es la señal con un pañuelo,
un sauce que huele a mar del trópico,
un animal aislado.
(Sigfredo Ariel).

PABLO QUERT / LOS DIBUJOS DE LA DISCORDIA


  •  El cubano QERT no se queda en la simple y/o compleja parsimonia plástica que encaje el dibujo en un estudio de lo que es una completa composición de formas, líneas y volúmenes.


  •  Por el contrario, cada obra secunda un pensamiento y está agitada por él, exalta una vivencia, dinamiza una experiencia. Son interrogaciones palpables, perfectamente estructuradas para que cada observador obtenga la emoción, razón y plasmación de sus conclusiones. 


  •  El claroscuro, la verticalidad, los subrayados que exhalan y fertilizan la visualización de lo que no es un mero presentimiento, culminan en una autonomía seriada de desencuentros existenciales con los hechos que han sido y que todavía siguen.   


  • A estas alturas debería estar atado
  • al budismo, a los yoruba, al tambor ñáñigo
  • concentrarme en un culto más o menos 
  • sangriento, sacrificar un animal de cuando
  • en cuando, inmolar ciertos terrenos,
  • cierta parte de mí, ponerme en juego,
  • en peligro, en entredicho.



  • mas no sé hacerlo,
  • no sé hacerlo,
  • no sé hacerlo,
  • no sé por dónde
  • honradamente
  • comenzar.

(Sigfredo Ariel)

MARTA PALAU (1934-2022) / CONGREGACIONES DE FUEGO

La catalana PALAU, recientemente fallecida, ha estado envuelta en los orígenes de una cultura autóctona y ancestral americana que ha marcado...