CORDELIA URUETA (198-1995) / LOS COLORES FUERON LOS CONFESORES A LA HORA DE MI MUERTE


  •  La mexicana URUETA sentía la angustia de su tierra, la aspereza de su sol y la tonada de la muerte cultivando su flor. Esa configuración y creencia la pintaba en los soportes como depósito de la memoria y del sueño, una vez fabricados.    


  •  Cada una de sus pinturas era un elogio de la vida y un ensalzamiento de la muerte, hasta incluso la más cruel. Su cromatismo tomaba como base lo acontecido para transfigurarlo en una leyenda hasta hora inédita y desconocida. 


  •  Tanto en su figuración como abstracción blandía el empeño de lo que empezaba y no quería terminar, porque esa realidad se negaba a desaparecer al estar vinculada con la historia de una tierra que no dejaba de disparar. Tal vinculación la fortalecía para seguir, no la debilitaba para salir y olvidar.

Es la voz de las ciudades enfermas sin remedio
-las láminas, los dados, las varillas-
El ubicuo motor y el desconcierto 
de una época que se disipa.

(Alberto Blanco)

JOHN BOCK (1965) / NO ME CONFUNDAN CON UN TRAPERO


  •  Creo que era Carlos Fuentes el que hablaba de la conciencia moribunda del tiempo en medio del gigantesco detritus de la realidad, tal como éstas son sobras que aparecen y conforman las instalaciones del alemán BLOCK tal que descarados signos y alegorías.  


  •  Él recoge las piezas, las aposenta, las acomoda, las organiza y no necesita reflexionarlas para que al final, una vez ultimada su configura y disposición, percibamos que son elementos de unas vidas que se forman con estos pedazos incoherentes. 


  •  Si bien el autor trata de legitimarlas como obras de arte, la coreografía visual se hace añicos cuando su pretensión es proyectar una sensibilidad respecto a su banalidad. Al contrario, implica una desazón por introducir motivos tan próximos en un paroxismo societario ya sobrecargado.    

¿Medir nuestros sentires? ¿Acaso
hay medida para el miedo del alma?

(Jeannette L. Clariond)

NEVENA KOSTIC (1988) / NO MUERDEN


  •  La imaginación es un manantial inagotable que se hace luminoso cuando su intérprete está dotado de la magia plástica para plasmarlo desde cualquier ángulo, desde una arquitectura que prevé la mayor significación posible.   


  •  Y en ese punto está la serbia KOSTIC, que no teme el hostigamiento ni la presión compulsiva de la quimera, porque todos constituimos mitos para nosotros mismos, los cuales ella comparte con las miradas que saben ubicarlos. 


  •  Obras como la suya, basadas en un dibujo sólido, muestran la fuerza de lo híbrido, del origen, de la fusión, que nos conducen al misterio de lo desconocido pero no ignorado, de lo orgánico pero muy impuro, de lo sublime con fulgor animista.   

No dudes, avanza
contra la montaña de espejos. (Luego
podrás dudar. En donde estés 
aprende a dudar 
para servir a la vida).

(David Huerta)

NATASCHA SCHMITTEN (1986) / SON LO CONTRARIO DE EXTINCIONES


  •  Los movimientos históricos de vanguardia no han podido destruir la institución arte, pero quizá hayan acabado con la posibilidad de que determinada tendencia artística pueda presentarse con la validez general.


  •  Tampoco podrán destruir a una artista como la alemana SCHMITTEN, que afronta una empresa plástica, en la cual  la mirada queda prendida en esa reflexión y sentimiento de lo ondulante y transparente de la materia. Ya quisiéramos haber sido creados bajo esos parámetros gaseosos y celestiales.


  •  La tenue luminosidad, el movimiento, las capas cromáticas que se encuentran y se superponen declamando poéticamente unos sentimientos translúcidos y diáfanos, unos vertidos escondiendo un fuego secreto y un misterio alado, forman un canto sublime.  

Pondré mi yeso, lo que soy, bajo el murmullo de estas 
imágenes. Y apagado, en medio de los ruidos que así 
se desmenuzan,
invocaré mis rostros, mi letra sucesiva, mis episodios
de partícula.

(David Huerta)

MEL KENDRICK (1949) / SON INVULNERABLES


  •  La escultura estaba harta de que la describiesen, había llegado el momento de que eso fuese imposible, de convertirse en un animal totémico que protegería todas sus claves ante cualquier suceso o hipótesis. 


  •  El norteamericano KENDRICK así lo entendió y asumió, reuniendo todos los materiales que pensó que eran adaptables a una cosmovisión como la precedente, con lo que su siguiente acto era cortar, encajar, pulir, construir, hasta que el ente, ya configurado, ocupase un espacio para considerarse residente.    


  •  De lo que eran unos amasijos y confusiones, la dinámica del hacer los fue constituyendo con la aportación intangible que modelaba una significación viviente y un significado tan solvente como impactante.    

Por todas partes gritos, desgarraduras, rincones
infectados.

(David Huerta)

JIA AILI (1979) / ESTO PRONTO ACABARÁ


  •  Un mundo apocalíptico que se engulle a sí mismo. Es la cosmovisión lúcida del chino AILI, que desde una sabiduría pictórica muy diestra, nos ofrece el fin de unos territorios que apenas estaban ya habitados.


  •  Símbolos de huida y destrucción expertamente enfocados y portadores de la nulidad de unos valores por los que creíamos regirnos sensatamente y que acaban convertidos en escombros de luz mortecina, en un paisaje que sulfura veneno y parodias de sí mismo. 


  •  Obras que paradójicamente iluminan y claman, significan y conmueven, vertebran un hilo argumental visionario y derrotista, y poseen una concepción tan elocuente que es imposible apartarse de ellas sin seguir pensando en el advenimiento de un terror que nos llama.  

También los jueves la gente se suicida, pero no es la
        misma del lunes o sábado,
los suicidas del jueves son suicidas serenos, irrevocables, 
que se hunden en las aguas del jueves para siempre.

(Antonio Deltoro)

DJORDJE OZBOLT (1967) / TODAVÍA ESTÁN PENSANDO EN BABIA


  •  ¿Quién me impide ser irreverente e impío? ¿Quién me impide ofrecer la tabarra como una visión neurasténica? ¿Quién me impide mixturar y traer lo que vuelve después de vomitar? ¿Quién me impide ser un dios que pinta y no rezar?  


  •  Es evidente que la obra del serbio OZBOLT hay que tomarla como un dechado de confluencias, de realidades imaginarias y provocadoras, parodiando una plástica que lleva con la cogorza toda su historia.  


  •  Sus retratos ya amanecen borrachos y sin piel, hablando a solas y con mucho silencio frío, opaco y desnudo. Han hablado con la muerte y están satisfechos con la tumba, solamente les falta la hora del recreo.  

Sobre la ciudad del cemento se alza el día,
abajo queda el asombro del tiempo.

(Homero Aridjis)

TOMI UNGERER (1931-2019) / SE ACABÓ LA LUCHA


  •  Toda su experiencia vital y artística la depositaba en la mala leche de sus obras, que se consideraban verdaderas piezas de genialidad y urdimbre sarcástica y mordaz. No entendía el francés UNGERER otra vía de uso de sus dotes plásticas. 


  •  Su ingenio y capacidad, además de su perspicacia y amplios conceptos respecto a los medios, le permitía esos desafueros de fondo y forma, de inteligencia y transgresión. No iba por las buenas, pero no se conformaba tampoco con citar las malas, las hacía evidentes como si fuesen un muestrario de recuerdos de familia.     


  •  El estar a bordo de la realidad de su época le facilitó la tarea, aunque le supusiese el dejar un vómito al pie de cada obra, el que el perro creyese en la luna sin cielo y en su casa siempre fuese de noche. 

Encerrado entre muros
él duerme a la intemperie
dondequiera que anda
crea espacios de la muerte

(Homero Aridjis)

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...