LIAO ZHENWU (1964) / PETRIFICADOS


  •  Al chino ZHENWU no le gusta ni un pelo lo que ve, no le atraen nada esos habitantes de una sociedad que les tiene fosilizados, la carne resquebrajada, con una sangre de hierro y unas prendas de urgencias.  


  •  Los colores de sus obras lo dejan muy claro, los cuerpos todavía más, y si al principio tienen formas, después los va despellejando y transfigurándolos, conformándoles como despojos, y para su sorpresa, ahora es cuando alcanzan una plasticidad abrumadora.  


  •  Por lo tanto, estamos ante una iconografía cruel, rocosa, enfundada en las capas de una conciencia de tan alta materialidad pictórica como pasmosa incursión en los avatares de una humanidad en vías de derrumbe. 

Y especialmente debemos evitar la invasión de nuestra personalidad por los demás.
(Fernando Pessoa)

MAURIZIO LANZILLOTA (1960) / SON MIS MEJORES VIAJES


  •  Los espacios son infinitamente grandes, y aunque sea imposible sondearlos todos, la memoria se hace con algunos de ellos y el pensamiento los conduce al sentimiento (Henri Martineau). Los configura entonces como un amanecer visionario.  


  •  Se les pueden llamar levitaciones y no sonaría extraño, pues son pátinas cromáticas suspendidas que están en perpetua relación recíproca entre sí y con el artista, el italiano LANZILLOTA, en una estratosfera que los induce a contárselo todo unos a otros.    


  •  Por eso, las obras son meditaciones plásticas que después de agotar su enclaustramiento salen a la luz, resplandecen, si bien esa neblina no deja de asomarse para que el vértigo de la representación la haga mantenerse limpia de impurezas  

Nada es, sino que coexiste: tal vez así sea cierto.
(Fernando Pessoa) 

LUISA JACINTO (1984) / PENSAR LA PINTURA ME DESPIERTA


  •  La portuguesa JACINTO no duda en ampliar sus registros plásticos y desplazarse entre ellos, pero sí cavila en lo que gana o pierde con cada uno de ellos, aunque toda una forma que en un momento dado fue válida, es determinante, en cierta manera, para todo arte posterior (Hans Heinz Holz).  


  •  Es ambiciosa y por eso hurga hasta encontrar el ajuste perseguido de lo que se va transfigurando y al mismo tiempo perdiendo orígenes y siluetas hasta conseguir unos nuevos. Los sentimientos van detrás guiando las direcciones, los planos, los espacios y la significación cromática. 


  •  Tampoco busca atajos, si hay que afrontar deconstrucciones lo hace con una melancolía de atmósfera romántica y existencial.  Aunque también podemos acudir a Maurice Denis en lo de que, en lugar de reclamar a la obra nuestras viejas emociones, ha de ser ella la que debe motivar nuestro movimiento.  

El arte nos libera ilusioramente de nuestra sordidez de ser.
(Fernando Pessoa)

DIEGO VASALLO (1966) / ESTE NORTE ME ENCIERRA


  •  Decía Arnold Gehlen que los materiales tienen precisamente sus propios valores expresivos, así como sus propias relaciones mutuas y con referencia al espectador, y que nunca pueden ser dominados a partir de la dimensión emocional.


  •  En la obra del vasco VASALLO la superficie es emocionalmente sombría y más parece que el mismo artista estuviese encerrado en ella y en su languidez prisionera fuese dejando sus signos y sus marcas con el fin de demostrar su vivencia. 


  •  Y también hay como una evocación de lugares borrosos que han querido ser olvidados, y como no puede conseguirlo, los desnuda y dejan que formen parte de una materia sobre la que caiga una oscuridad vaticinadora del último aliento.  

Nunca sabemos cuándo somos sinceros y tal vez nunca lo seamos.
(Fernando Pessoa)

RAFAEL JIMÉNEZ (1989) / LA VIDA ES UN VIAJE EXPERIMENTAL


  •  Está claro que desde un punto de vista artístico e histórico, nos resulta difícil imaginar que pueda ser posible un desarrollo estilístico estrictamente inmanente al arte. Siempre intervienen e interactúan influencias del mundo exterior.







  •  El cordobés JIMÉNEZ, con un discurso sólido sobre su propia obra, no quiere, en ese sentido, dejar de marcar su gesto, pues en él está su pensamiento visual y existencial sobre el tiempo y quizá la fragilidad y velocidad del mismo.    


  •  Asimismo, esa indagación y experimentación plástica muestra en la materialización de su quehacer la reflexión de lo que es visible aparentemente y lo que en realidad va acompañando la visión, la ontología de un binomio en una confrontación de formas, colores y dinámicas.   

Los que sufren de verdad no andan en grupos, no forman colectivos. El que sufre, sufre a solas.
(Fernando Pessoa)

BÁRBARA G. F. MURIEL (1981) / NUNCA ESTUVIERON VACÍOS


  •  Harold Rosenberg llegó a caracterizar a los artistas como anti-intelectuales, ingenuos, emocionalmente torturados, pero honestos y nobles salvajes. La madrileña MURIEL, a la vista de su obra, no presenta tal idiosincrasia.     


  •  Pero es indagatoria y cerebral, tanto como la imaginería tan elocuente que pone de manifiesto su preocupación plástica, su quehacer cirujano, la formulación y representación de una idea que busca su origen en su matriz física.     


  •  Quizás tales piezas nos asombren porque tal arquitectura física, tal como ella la estructura, ofrece la incertidumbre entre lo que es un ente ya apagado y lo que fue cuando estaba vivo y era un motor que generaba y creaba. ¿Tendrá la respuesta el colibrí? 

Todos los ideales y todas las ambiciones son un desvarío de verduleras hombres.
(Fernando Pessoa) 

MATTIA MORENI (1920-1999) / ¿QUIÉN VIENE?


  •  Nietzsche y Schopenhauer fueron los primeros en enseñarnos el profundo significado de la absurdidad de la vida y en mostrarnos como esa absurdidad puede ser transformada en arte (Giorgio de Chirico). 


  •  El italiano neocubista, expresionista y abstracto MORENI lo tenía muy claro desde el principio de su actividad artística, en cuanto a que el gran arte, como decía LÉGER, siempre contiene contrapuntos, dos temas en oposición.  


  •  Y cuando elabora estas cabezas plásticas, aunque sean o no autorretratos, la reflexión deja de analizar y vaticina, y como consecuencia está imbuida de lo que se está acabando, del fin, de nuestro fin,  pintando el sarcasmo del momento más postrero, feo y delirante. ¿Símbolos de la vacuidad?   

De la misma manera que el cristianismo fue la degeneración bastarda del neoplatonismo aguado, la judeización del helenismo falso por el romano, nuestra época, senil y cancerígena, es el desvío múltiple de todos los grandes objetivos, confluyentes u opuestos, de cuyo fracaso surgió la era en la que fracasaron.
(Fernando Pessoa)  

GERARD MAS (1976) / PARECEN LO QUE NO SON


  •  El catalán MAS a través de sus esculturas y bustos nos tiende trampas en relación al tiempo y el espacio que ocupan. Podemos verificar que su inventiva es sutil en un planteamiento visual que nos lleva y nos trae.  


  •  Y sin faltarle una vena humorística, técnica y filosófica. Nos enfrenta a una situación engañosa de simplicidad aparente, pero, como decía Constantin Brancusi, esta última no es un objetivo, ni tampoco el de estas obras, en el arte. El artista llega a ella sin querer, al alcanzar el sentido real de las cosas.  


  •  Él, por supuesto, consigue esa realidad, pero únicamente para que reflexionemos sobre su irrealidad, dudemos en todo momento y nos quedemos al final con el asombro y una memoria indagatoria acerca de lo que hemos contemplado.   

La más vil de todas las necesidades es la de la confidencia y la de la confesión.
(Fernando Pessoa) 

CHEN JIANG HONG (1963) / SON IRREVERSIBLES


  •  Con las tintas haciendo de las suyas, las obras del chino JIANG tienen en el ocre, el negro, el rojo, verde o amarillo, turbulencias infinitas que se desparraman hasta formar coreografías innumerables.  


  •  Algunos sostendrán que esta plástica se asienta sobre sí misma, es narcisista y no interactúa fácilmente. Sin embargo, es todo lo contrario, porque está pensada para proyectarse sobre la mirada y ya ahí impregnar su visión.


  •  Fértil en afluencias y confluencias, es plácida en medio del torbellino, poética en la dimensión que adquiere, telúrica y ávida. Además es tanta su intensidad que será imposible arrebatarle la vida. 

No ser, si se piensa, es el trono. No ser, deseándolo, es la corona.
(Fernando Pessoa)

MARIANA SARRAUTE (1971) / VIAJO A TRAVÉS DE ELLOS


  •  En las obras de la argentina SARRAUTE, afincada en Mallorca, hay gestos pictóricos que se repiten como signos de una identidad plástica, si bien los hace interaccionar con los trazos curvos y envolventes que parecen sueños liberados.  


  •  Las gamas cromáticas son las que ponen o tratan de poner armonía en un conjunto que se desvive por flotar, crear y al mismo tiempo deconstruir formas, y organizar finalmente espacios lúdicos en los que dar rienda suelta a su afán de vivir.   


  •  Si, como decía Jean Arp, el arte es como un fruto que nace de las entrañas del hombre, en esta artista le surgen como fuerzas ágiles que actúan en un escenario, en el que se visualizan más como eventos que como imágenes. 

¿Pensar ¿Sentir? ¡Cómo cansa todo cuando algo es definido!

MONIQUE ORSINI (1937) / LA MANO NO SE DETIENE


  •  A la mano de la corsa ORSINI es difícil detenerla, porque ha tomado las posesión del espacio y lo ha organizado para su propósito, cual es el dejar que la mano sea su mente y construya un área floral que al final queda trascendido por su propia fascinación visual.  


  •  Sus manchas de color divagan, planean, se deslizan, vuelan y dan lugar a formas conforme a un azar que la artista había previsto que participara en orden a la consecución de una profundidad plástica que la preocupaba. 


  •  Así es como en ese interior estructurado como resultado de la esencia de la obra misma se denota, sin embargo, el mundo exterior, que llega a la superficie sin confrontaciones y con muchos de los problemas ya resueltos.       

(Somos) nietos del Destino e hijastros de Dios, que se casó con la Noche Eterna cuando ella enviudó del Caos que nos creó.
(Fernando Pessoa) 

MARTA PALAU (1934-2022) / CONGREGACIONES DE FUEGO

La catalana PALAU, recientemente fallecida, ha estado envuelta en los orígenes de una cultura autóctona y ancestral americana que ha marcado...