CONCHA MARTÍNEZ BARRETO (1978) / NO HAY UNA REMINISCENCIA VISUAL SIN MEMORIA

  • Estos óleos de la artista visual murciana MARTÍNEZ BARRETO son los guardianes de una memoria desde su origen que vienen silbando entre lo claro y lo oscuro. 

  • Son pasajes de una realidad biográfica no traicionada pero sí taumatúrgica en una conciencia poderosa hasta llegar a ser si cabe un infierno de sí misma.

  • La percepción y creación de estas escenas se basa en crecimientos inverosímiles, en deformaciones inmovilizadas en la imaginación y encontradas en el sueño, en poner lejanías que ahogan la ternura y cotidianidad de un mundo alumbrado por una pasión tan absorta como asombrada.


  • Aquí el hombre antes de morir no tenía que ejercitarse en la 
  •     música,
  • ni las sombras aconsejar el ritmo de bajar al infierno.

  • (José Lezama Lima) 

PETER SACKS (1950) / AHÍ LAS VOY DEJANDO

  • En cada escala de su vida ha ido tomando retazos, fragmentos, vivencias, materias, los ha pegado como habitantes de una historia que no tiene orden cronológico, sino una plástica en la que texturas de tapiz señalan la aventura creativa que quiere así dejarlo escrito.  

  • Collages textiles luminosos, fluctuantes, vivos y tatuados, que no simulan, al contrario, reflexionan sobre lo que han sido, cómo se han producido, cuál es el origen y al final cuál es su consumación. 

  • Las huellas cromáticas son los retratos de un decurso que se fraguó a lo largo de un destino que ha buscado la raíz de un pensamiento, que el sudafricano SACKS moduló hasta la extenuación.  


  • Invencionaste un color solemne,
  • guardamos ese verde entre dos hojas.
  • El verde de la muerte.

  • (José Lezama Lima) 

MARÍA ACUYO (1972) / DISECCIONES CORONARIAS

  • Los contemplamos aunque estén dentro, vivimos a través de ellos, son órganos de relucientes de tristeza, velando el que no haya silencios que les cubran. 

  • Son obras abiertas las de la granadina ACUYO, cuyos significantes se abren con su luz propia y su espumoso cromatismo ahuyenta los nocturnos y malsanos fantasmas interiores.

  • Sus metamorfosis están en continua mutación, entreabriéndose y navegando dentro de un cosmos absoluto y aéreo que no tiene más destino que su poesía plástica. 


  • Ninguna estrofa de Baudelaire 
  • puede igualar el sonido de tu tos alegre.

  • (José Lezama Lima) 

MARAL RÍOS / MI METAMORFOSIS MARINA

  • Desde el aire la experiencia nacida en la linense Ríos se llena de una condición plástica que es la creación de una nueva sensación y percepción que embargan la visión, la penetran y se fusionan como el fruto de una pertenencia que ha sabido manifestarse.      

  • La superficie es una dilatación cromática y significante del espacio, de lo consustancial de una masa en la que la autora ha vertido la profundidad de una intuición que no derrite las horas en las que ha ejercido de médium de un espíritu oceánico libre.  

  • Su sentido pictórico es dejar que el rumor se materialice, que el movimiento e infinidad marina, el oleaje desnudo, puedan contenerse sin quejido en ese espacio y además se conciba acumulando quimeras.


 Aquel que entre nosotros dijo:

ansias de aniquilarme sólo siento,

fue tapado por la risa como una lava.


(José Lezama Lima) 

BANELE KHOZA (1994) / ELLOS, VIVOS O MUERTOS

  • Nadie puede impedir que pensemos que la concepción del arte es una creación autónoma de la imaginación y una emoción estética de la forma. Su especificación formal es la visualidad y espacialidad. 
  • Pero los retratos del swazilandés KHOZA expresan la calma dentro de una pesadilla de la quieren salir sin verse arrastrados a purgar una peor por caminos que solamente conducen a tiempos fatales. 
  • Han perdido entraña y se han deformado, son únicamente contornos con unos mínimos rasgos, al igual que dioses virtuales apeados de su envoltura material y prisioneros de un tiempo de burla.  

  • Necesito un pequeño vacío,
  • allí me voy reduciendo
  • para reaparecer de nuevo,
  • palparme y poner la frente en su lugar.

  • (José Lezama Lima) 

BOUVY ENKOBO (1981) / VIVO MEZCLANDO

  • La obra del congoleño ENKOBO es un compendio de formas y colores bajo una estructuración estudiada que va tomado forma según se va configurando en el proceso de desarrollo y ejecución.  

  • Así los logros se consuman y revelan su instinto pictórico como una manifestación de su origen y de la cultura de un continente que ha sido siempre creativo desde todos los tiempos.   

  • En sus superficies hay huellas específicas de la versión de un hemisferio y de una visión que se imaginan al borde de una era que ha sido constante y cruel, desahuciada pero orgullosa.

  • Vivir en un huevo de llamas
  • Mezclando la tierra y el cielo
  • Vivir en el centro del mundo
  • Sin rostro ni odio ni tiempo
(Enrique Molina)
  •  

ALI DADGAR (1962) / HASTA ME DESCONOZCO

  • El iraní DADGAR ha abordado su quehacer artístico construyendo desde distintos resortes, materiales, procedimientos, de tal manera que el discurso se fuese ajustando a unas vivencias que estaba ocultando un rostro perpetuamente moribundo.      
  • Su obra es una carrera contra el tiempo para que sea su forma de convertirlo en espacio de investigación y exploración, en un movimiento que alimentar una cosmovisión que está entre el pasado y el presente, que ha mudado de continentes y contenidos.   
  • A pesar de que intenta aparentar serenidad, late en ella raíces que se desentierran, humores cargados de texturas y colores agrietados, de mitos demasiado pisados.  

  • Afuera todo era enemigo:
  • Las uñas las voces el frío
  • Los días las rosas las uvas
  • El viento la luz el olvido

  • (Enrique Molina)  

CONCHA MARTÍNEZ BARRETO (1978) / NO HAY UNA REMINISCENCIA VISUAL SIN MEMORIA

Estos óleos de la artista visual murciana MARTÍNEZ BARRETO son los guardianes de una memoria desde su origen que vienen silbando entre lo cl...