MAGDIEL WILFREDO TOLEDO (1972) / ME TOMO UN DÍA LIBRE

  •  ¡Qué mejor reflexión y goce que la pintura de este artista cubano sobre las vicisitudes contemporáneas? Un discurso plástico, construido por medio de una definición nítida de volúmenes, líneas y colores virtuosamente detonados, que empuña una ficción visual con la sátira cariñosa de una serpiente resabiada.    
  •  Entre un formato de cómic y uno puramente pictórico, MAGDIEL WILFREDO extiende su imaginario con la perfección de un embalsamador momificando cadáveres, hasta concebir una crónica rumbosa de personajes y situaciones que nos conducen a un revolcón contemplativo sin pretextos convencionales. 
  •  Una plasmación que no duda sobre los fines creativos a los que se somete, no sin ionía, no sin poner los pies por alto y descargar sus piezas de artillería. Y una representación de la que forman parte nuestras vivencias contenidas en unas sociedades de distinto signo, que podemos visualizar como un prontuario de realidades a percibir tanto como sentir y pensar.   
  • Bien es verdad que no creo que esta obra se incluya plenamente, por fortuna o desgracia para el autor, en esa cierta espectacularización del arte que lo ha convertido en un objeto de consumo y por tanto en un producto mercantil más.  Puesto que si hacemos caso a Guy Debord, hemos de considerar que la dominación espectacular organiza con destreza la ignorancia de todo lo que sucede e, inmediatamente después, el olvido de lo que, a pesar de todo, ha llegado a conocerse.

  • Vi lo que no vi,
  • pero ¿el ojo?
  • Precisó.
(José Lezama Lima)       

UNA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL EN PEDRO MUÑOZ / NO ESTABA TAN LEJOS

  •  El arte es carne y espíritu del espectador, es su forma de acercarse a la realidad, de sentirla, reflexionarla y configurarla como un icono vivo que hay que hacer accesible y viajero por todas las geografías.
  •  Por lo cual, celebrar una exposición internacional de arte contemporáneo en la sala Malvasía de Pedro Muñoz (Ciudad Real), población manchega de no muchos habitantes, puede suscitar sorpresa y, lo que es más acorde, admiración. Sin embargo, viene a constatar esa idea de hacer llegar los resultados de la práctica artística hasta el último rincón.   
  •  Y en esta ocasión no estamos hablando del mundo fetichizado de la obra de arte como mercancía ni de su concepción espectacular, que es la que se exhibe en los centros considerados más emblemáticos. No, no es eso. Estamos tratando de un conjunto de artistas multidisciplinares o adscritos a unas disciplinas concretas, oriundos de España, Argentina, Suecia, Bosnia y Portugal, que dan a conocer sus obras a través de este otro circuito, más modesto y de menor alcance si nos atenemos a los patrones dominantes, pero singularmente auténtico en sus manifestaciones.  
 

  • Bien es verdad que detrás de estas aspiraciones y propósitos ha de haber un grandísimo promotor y un excepcional creador, como es el castellano manchego PEDRO S. MORILLO, que emprende esta empresa una y otra vez sin descanso, animando, proyectando, realizando y asumiendo. Todo ello sin deternos en la magia de su propia obra, acreedora de un trazado absolutamente universal.

  • Además de todo ello, esta colectiva sirve para que los autores participantes -Mar Antón, Begoña Aranda, Fernando Castillo, J.Diana, Hernnan Dvojack, Griñón, Gabrielux, Daviz Garrido, Maika Guti, Guzmán Gil, Ixola, Ana Martínez, Bobby Montenegro, Nietto, Pilar Pardo, Pilar Segura, Jorge Pastor, M.A.Salido, Rosaura Serrano, María Da Gloria Tavares Fernades y Nuria Vallés- propongan y compartan lo que hace que uno vea y no lo que es visible.

  • ¿Qué encontraremos en aquel confín?
  • Allí donde las moscan desprecian
  • el humor de la tierra, las vueltas
  • impasibles sobre la almohada inapresable.
(José Lezama Lima).

www.noticiasdigital.es
 

LUIS BENEDIT (1937-2011) / PULO MIS HUESOS ANTES DE MORIRME

  •  El argentino Benedit, miembro del Grupo de los Trece de Buenos Aires, fue un creador inquieto, en constante movimiento y experimentación, y si se deslizaba a lo conceptual no perdía nunca de vista la esencia plástica, que es la que verdaderamente explica los términos de la visión. 
  •  Con esta serie de huesos pulidos forma una cartografía antropológica y cultural, tanto en su vertiente geográfica u orográfica, territorios que se han sedimentado mediante las capas de nuestras osamentas, como en su correspondencia animal, aunque en este último caso con el esqueleto configurado y hasta alumbrado. 
  •  Dentro del hallazgo que le confiere el significante, está insertada la sugerencia del significado, latencia enrocada e hilvanada con el contexto de una ficción a la que ya le estamos dando bombo y platillo. Festeja la mirada con lo ancestral al mismo tiempo que la separa hasta apaciguarla. Servirían de retablos con sus correspondientes ídolos, pero más auténticos pues al fin y al cabo se han hecho de lo vertebrado. Ahota falta el uno y trino.   
  • Viruta de platabanda,
  • las alas del pectoral,
  • en la sacristía ya anda
  • el espíritu del mal,
  • con campanillas desbanda
  • un tumulto desigual,
  • el terror ya residual,
  • fuera de toda condena,
  • sigue como un alma en pena
  • la más triste bacanal.
(José Lezama Lima)

FRANCISCO GOVÍN / ESTO ES LO QUE ESTÁ PASANDO

  •  La obra del artista cubano GOVÍN la he mostrado en este mismo blog este mismo año y la he catalogado hasta de apocalíptica, tal era la dimensión en la que nos enrolaba y tal era su visión agónica y dramática.
  •  Ahora, en esta nueva etapa, sin dejar su marchamos estilístico identificatorio, las fisonomías y entidades ocupan e interpretan un espacio, que sigue totalmente concentrado y saturado, pero es más íntimo en la estructura montada, abriendo concavidades internas que exploran y reflejan los avatares y melancolías del ser, esa fugacidad que no quiere irse porque necesita altares que la consagren.
  •  No obstante, en otras piezas el magma cromático retoma el caos -es su impronta como creador- como una medida del desconcierto vital que nos inunda y sumerge, quedando como esa isla a la que añora y en la que las desatadas tempestades, metafóricas y reales, obligan a algunos a ir boca abajo en ocasiones y a converger en distintos niveles y pesos específicos de una desierta utopía.   
  •  Desde luego, es una pintura muy trabada y trabajada, europeizada en ciertos compases aunque partiendo e incardinando los propios, los místicos caribeños, orígenes que son los que en definitiva le conciernen como una representación auténtica y renovadora, emitiendo un mensaje entre la emoción y un sentido agudo de lo que ha de ser conocido, a partir de unas formas que envuelven con la fuerza de un destino incierto, ése que, por una parte, se carga a la cuenta de pérdidas, mas, por la otra, se acumula a la de las fértiles ganancias plásticas.   
  • Entremezclados el furor y el delirio,
  • van a romper su oscura clara de huevo,
  • ni una antigua edición ni una piel nueva,
  • ni las flechas para un aprendido martirio.
(José Lezama Lima). 

MERSAD BERBER (1940-2012) / ¿ALGO DEL PASADO?

  •  HEGEL peroraba que considerando su determinación suprema el arte es y sigue siendo para nosotros, en todos estos respectos, algo del pasado. Pero él mismo incidía en su contradicción, pues si el arte es esencia, a la esencia misma, argumentaba, le es esencial aparecer; la verdad no sería tal si no pareciera y apareciera, si no fuera para alguien, para sí misma tanto como el espíritu en general.  
  •  Por eso Heidegger lo tiene más claro, mucho más, pues, conforme a sus palabras, el esclarecimiento de lo que sea una obra de arte no es más que un intento más de esclarecer el sentido general del ser de lo existente, y atendiendo a Gillo Dorfles, acompañada, obvio es, de su vaguedad, su polisemia, su componente metafórico y metonímico, que es lo que en definitiva la significa.  
  •  Pero incluso en el caso de las realizaciones misteriosas e icónicas del bosnio BERBER, recientemente fallecido, la obra de arte no sirve sólo de pretexto para una experiencia visual, sino que tiene, además, una función cognoscitiva (Catherine Millet). 
  •  Es más, ante esta propuesta pictórica tan plena y de tan amplio recorrido plástico, me veo hoy, quizás por circunstancias que no me inspiran confianza, en la imposibilidad de verbalizarla y reducirla a conceptos, que lo más probable es que estuviesen desacertados.  Por lo tanto, dejemos que el poeta prosiga. Y que esta obra quede en la memoria. 
  • Las abiertas cuchillas de las aletas
  • van manchando la plumilla de las olas,
  • reciben el memorial sellado
  • de los cisnes ciegos, tocados por la chispeante
  • vejiga natatoria
  • y sus preguntas de energía ceremoniosa.
(José Lezama Lima)

MIGUEL ÁNGEL SALVÓ REYES (1971) / TODO ME CONCIERNE CUANDO PINTO

  •  Si cualquier cosa puede ser arte, es inútil seguir produciendo obras de arte. Sin embargo, la obra del cubano SALVÓ proclama que no todo es arte y que merece la pena seguir construyéndose, a la par que creándose, una constelación que configure macrocosmos pictóricos de ecos múltiples.
  •  Si partimos de la base de que la pintura es inagotable, el autor la hace todavía más dado que es un lenguaje del que él cada día toma una nueva dimensión, desde una histórica hasta otra plástica, desde una social hasta otra clásica, desde una política hasta otra religiosa.  
  •  No deja de plantear perspectivas, variables representativas, diversos enfoques, complejas estructuraciones en la configuración de un quehacer integrado que continuamente bucea en las calidades cromáticas, en los planos, en los encuadres, en la delineación prodigiosa y combinatoria de distintos niveles.
  •  Son trabajos denotativos y connotativos -hechos y magia- de una historia de la pintura, del arte, que señalan una persistencia renovadora, de un enriquecimiento merced a acontecimientos, procedimientos y talentos. Quizás en el mundo artístico sorprendan estos rescates que son pura fruición creativa, una consumación tan singular como sintáctica, y una extractada producción que se ha venido sucediendo mucho tiempo entre la aclamación y la penumbra.  
  • Todos los de hoy no estaremos mañana, por ellos trata de reflejar,
  • inmortalizar lo más puro, la esencia de cada hombre.
(Felipe Alarcón Echenique).

RAFAEL SORIANO (1920) / CREO QUE HE LLEGADO A LO QUE QUERÍA

  •  Hasta la abstracción de un creador cubano se expande conforme su chorro absorbe la luz caribeña de la isla, las formas del amanecer y del sueño, los enigmas que pintan la lasitud del tiempo y la fuerza de arribada del valor de los símbolos.
  •  SORIANO conmutó la pena de muerte por el renacimiento de unas matrices de las que se nutre un cosmos sumergido entre lo celeste y un liviano mar congelado y devuelto a la vida. Tiene el don de la sustancia y la epifanía. 
  •  Y hasta puede acariciar el infinito y hacerlo de una vestidura visiva, de seda y acero. Por ello, esta obra está considerada como una de las más grande de Latinoamérica en el siglo XX, y sin necesidad de ocultar la fuente de sus orígenes ni las procesiones que surgiendo de la forma se propagan hasta inundarse de la esencia última. 
  • Habana a ti vuelo en espacio-tiempo, y aunque
  • lejos esté mi espíritu, estarás siempre
  •                             presente.
  • En cada esquina del malecón o en los vitrales de
  •                    su antigua catedral barroca.
(Felipe Alarcón Echenique).

CARLOS ESTÉVEZ (1969) / ARTICULANDO

  •  Cuando se habla de la creciente intelectualización, desestetización o desmaterialización de la obra de arte, aparece el cubano ESTÉVEZ y lo estropea todo, aunque sus personajes, alegoría robótica de una reflexión de corte futurista, están ensismimados por este debate.  
  •  Pero el telón que se alza no genera ni incomprensión ni distanciamiento, al contrario capta y gravita sobre unas realidades que se mueven entre elementos articulados, artificiales, para pensar dentro de unas superficies que muestran la razón de su aparición en el momento en que ellas tienen ante nosotros, más retrasados en la evolución, la defensa indiscutible de su argumento. 
  •  Verificar que su coreografía avanzada contiene su basamento plástico sin estar referenciado no sería un factor concluyente, sino que habría que deducir -encarnizada aspiración la nuestra- las múltiples significaciones de un juego de inteligencias, que ponen a prueba nuestra capacidad de mirar y analizar un desarrollo cerebral de ideas que tiene en la pintura su culminación e identidad.
  •  Estamos, pues, ante un trabajo que no nos da opciones que no sean lo visual y lo que se perpetra a través de su concepción configurada como apertura progresiva hacia un ser extendido y desplegado.   
  • La mañana suda una palabra,
  • apesadumbrada desaparece,
  • correteando dobla la esquina.
(José Lezama Lima).

LUIS CABALLERO (1943-1966) / ME HE IDO PERO SE HAN QUEDADO ELLOS

  •  Desde las épocas griega y renacentista la maestría en el dibujo siempre nos ha asombrado por ser ese prodigio que emula a la vida en sus más ínfimos pormenores, tanto es así que nos penetra con el tacto, la mirada, la atmósfera, la presencia física, el pensamiento, hasta hacer que sea un espejismo visual con el que relacionarnos en toda forma y momento.   
  •  Dentro de este ámbito la obra del colombiano CABALLERO es una culminación anatómica y apasionada, erótica y doliente, virtuosista en su enardecido éxtasis. Alumbra una liberación de la carne en el espíritu, que por sí sola es perfección si se la busca hasta la agonía.
  •  Su elocuencia, mientras esos torsos se debaten entre estiramientos, encogimientos, abrazos, tocamientos, desmayos,  no se basa en una transgresión exhibicionista pura y dura, sino en la recuperación de un sino trascendental que se halla en la sensualidad y en su influjo sobre la condición de la que estamos hechos. 
  •  Y de tratarse de un discurso efímero, sometido a la caducidad imperativa, ha pasado a ser memoria y celebración, y, por tanto, motivo de descubrimiento de esa finalidad del arte respecto a lo que forma parte de nuestra existencia y visión. 
  • A mi lado el otro cuerpo,
  • al respirar, mantenía la visión
  • pegada a la roca de la vaciedad esférica.
  • Se fue reduciendo
  • a un metal volante con los bordes
  • asaltados por la brevedad
  • de las llamas,
  • a la evaporación de una pequeña
  • taza de café matinal,
  • a un cabello.
(José Lezama Lima).

DAMIEN CADIO (1975) / VIVO ENTRE ELLOS

  •  Adorno lo tenía muy claro: el criterio central es la fuerza de su expresión, gracias a cuya tensión las obras de arte, con un gesto sin palabras, se hacen elocuentes. Por su expresión las obras de arte aparecen como heridas sociales, la expresión es el fermento social de su autonomía.  
  •  En la obra del francés CADIO la tensión puede ser tenebrosa y hasta nauseabunda, sospechosa de descubrir una realidad solitaria y agónica, que trata de contagiar a nuestra mirada de su propio horror. 
  •  Sus tonos sombríos y fantasmagóricos no dan tregua, son testimonios vivos de un pensamiento pictórico que no puede huir de sí mismo, se enquista en él como paso previo a su vómito en la representación depositada en el soporte. Magnifica la impiedad enmascarada como senda de pago de una existencia que tiene que ser vista así. Ya habrá otros para vestirla con mejores prendas. 
  •  Lo que encierra una verdad es que estamos ante la obra de un autor genuino, que no tiene deudas que contraer, al que le da igual que le busquemos referencias, la poética de sus creaciones tienen su hechura, su vigor y saber en la capacidad de barrenar lo que no es auténtico y de dejar el esqueleto de lo que lo es. Y nos estremece.     
  • Se asomaba para ver
  • y veía siempre una interminable fluencia,
  • pero no traicionó nunca las posibilidades de la mirada.
(José Lezama Lima). 

LUCIANO SUÁREZ (1976) / SE HACEN INALCANZABLES

  •  Las efigies, que un día serán las nuestras, colocadas en retablos pobres y desnudos ya no han de regirse más que por vículos totémicos, ancestrales. En ellas hemos depositado nuestra protección y guía, nuestro fondo de desamparo que nos hace descender atravesando desiertos en busca del agua y del verso.  
  •  Por eso viene el argentino SUÁREZ, ya afincado en España, y nos muestra el germen de lo que consideramos, sin reconocernos, otros yos, extraños, mudos pero que hablan con señales, guiños, miradas y huellas talladas en los mil colores impuros de la sangre.  Sean santos o malditos desencadenan pensamientos primigenios después de fantasear entre vivos y muertos.      
  •  No hay aparente dolor porque son seres que no necesitan trascenderlo, para eso hay otros altares y paredes, mas si resignación de sí mismos, de su fealdad posterior al tránsito y anterior a la gloria inalcanzable. Se muestran de cara a su salvación plástica, no hay otro temor que el perderla y desaparecer para siempre. 

  • También se percibe, y el artista lo provoca a propósito, su cansancio, su estar para huir de una vez y no volver aunque sin dejar de desaparecer. No hay otra dimensión, nos dicen, más que esa, y además no le hace falta una plano de instrucciones. La verán nada más abrir los ojos.
 
 
 
  • Mezclar proverbios, manzanas,
  • una pelea de sombras
  • entre libros y mañanas,
  • el café y las campanas,
  • las tardes que tú las nombras
  • en el libro de los Muertos.
(José Lezama Lima).

MARTA PALAU (1934-2022) / CONGREGACIONES DE FUEGO

La catalana PALAU, recientemente fallecida, ha estado envuelta en los orígenes de una cultura autóctona y ancestral americana que ha marcado...