MIRKO REISSER (1971) / MIS MUROS HAN DEJADO DE SER VÍRGENES


  •  Parece que están en movimiento debido a no poderse estar quietas ni encerradas cuando todo el espacio es suyo, incluso con la posibilidad de cambiar de naturaleza plástica en el transcurso de una creación pensada para manifestarse.


  • Son tramas de potente enunciado, casi flamígeras, fuertemente articuladas, pero que desean expandirse en distintas direcciones. Son como artificios conquistadores más allá de su horizonte y de nuestra mirada, portando un halo seductor a través de líneas y estelas cromáticas.    


  • No obstante, al final se detienen y marcan unos confines -los cuales, no obstante, pueden sobrepasar en cualquier momento-, porque como advertía Schiller, una obra hecha para el ojo halla su perfección únicamente dentro de los límites de la visión.  

Me dejé llevar por las tormentas
y todas se durmieron a mi lado.
Una a una.
(Tomás Martínez)

BERNARD LOKAI (1960) / TIENDO A DESCUBRIR LO QUE QUIERO


  •  Berta Caccamo ha declarado que la existencia de un contexto, el valor de cambio y la autoría son los principios que nos dan las claves para leer la producción artística contemporánea, enfocada cada vez con mayor eficacia hacia la cultura del espectáculo.


  •  Mucho antes, Diderot rechazaba los principios en aras de la libertad del artista. Que es lo que en verdad muestra la obra expresionista del alemán LOKAI dentro de unos términos abstractos que son sus señas de identidad plástica.  


  •  Porque él canaliza toda la construcción de sus nebulosas en función de la luz y el color, signos y símbolos que se yuxtaponen, que generan fuerzas envolventes, que se designan a sí mismos como dueños de un espacio que les queda pequeño, que fluctúan y trazan, que quieren una ingravidez que nunca les abandone y les haga más sagaces.  

Paro,
fumo, me siento,
me cuento el cuento de mi vida de regreso.

(Tomás Martínez)

FRANCOIS RIEUX (1975) / YA SON EL MAÑANA


  •  Decía Diderot que la figura será sublime, no cuando acentúe la exactitud de las proporciones, sino en el momento en que plasme en ella, por el contrario, un sistema de deformidades perfectamente entrelazadas y del todo necesarias.


  •  Pero además de eso, el francés RIEUX, un modesto creador y Prometeo, considera, al igual que Shaftesbury, que debe revelar el principio espiritual de la naturaleza humana, la íntima naturaleza del hombre.   


  •  Sin embargo, al final su obra se queda con la visión plástica de una de las innumerables naturalezas, la que tiene el alma más calcinada y cubierta por el horror, la que manifiesta una parte de lo que llegaremos a ser según el acontecer de la historia.  

Y busco en mi cabeza cuando rompen
por no romperme a piezas y llorar.

(Tomás Martínez)  

SASHA MALISZ / NO SOY CAPAZ DE CONTENER MIS HORIZONTES


  •  Para la ucraniana MALISZ su concepción planimétrica entraña un código visual de direcciones plásticas existenciales, que puede derivar y contener una figuración que se establece a partir de ellas.


  •  La secuela cromática planea y hasta vuela; los horizontes quisieran sobrepasar los límites, aunque su minuciosidad cuestiona cada paso a seguir; sus pulsaciones espaciales adquieren su propia deriva; y las luces cambian simultáneamente del amanecer al anochecer.   


  •  En definitiva, estamos ante una obra que nos deja percibir todas las claves y ninguna, que se encuentra enredada en mil caminos y no sabe con cual quedarse, incluso tomando la aguda perspectiva de una ejecución alada.  

Dime dónde estás miel de mi vida.
En vena,
serás principio y final.

(Tomás Martínez)

CYRILLE ANDRÉ (1972) / SIGO CON LAS PREGUNTAS


  •  Si en un mundo sin alma, el arte es el refugio de la espiritualidad, en un mundo sin imaginación, el hombre, piensa el francés ANDRÉ, ha de reconstruirse desde otras bases. La hibridación es una de ellas.


  •  Y sobre esa base él esculpe una nueva naturaleza escultórica en la que se amplía el espectro animal e intelectual, se obtiene otra morfología que aúna elementos de una y otra condición, y se logra la constitución de otro ser, cuya fisonomía nos ofrece otra visión.   


  •  Al final, la obra desemboca en el carácter enigmático de una realidad, en que cada forma es doble y triple, y en que cada ser es reminiscencia o prefiguración de otro (Octavio Paz). 

Y mi piedra se hizo río
y mi cuerpo fugaz.

(Tomás Martínez)

ELEANOR ADAIR / FIRMEZA EN LA MANIPULACIÓN


  •  Señalaba el filósofo Martin Heidegger que el carácter de la obra de arte reside en el hecho de haber  sido creada por un artista en su condición de ser creado. Parece a simple vista toda una redundancia y círculo vicioso, aunque bien es sabido que dicho personaje siempre se guardaba un as en la manga.  


  •  En lo que concierne a obra de la escocesa ADAIR, me aventuro a especular con que afronta una lucha contra el tiempo destructor de la creación -porque negar la creación es negar el ser-, concibiendo unos seres a los que no podría hacer caer en su abismo.  


  •  Por eso sus facciones presentan todos los rasgos cuya dureza, brutalidad y deformación serían un muro infranqueable contra la caducidad y la angustia del fin. Además se presentan como esbozos, bocetos, dúctiles, flexibles, que se pueden modificar en función de la forma del empuje de su adversario, del que pretenden sobrevivir.       

Sólo quise tragar el amor de tu silencio.

(Tomás Martínez)

CHRISTIAN ZUCCONI (1978) / NO HAY CUENTA ATRÁS


  •  Cualquier creación artística vive desgarrada entre la unidad de la idea y la multiplicidad de las tareas técnicas, es decir, entre el efecto que hay que producir y los medios apropiados. Y toda contemplación, por su parte, vive desgarrada entre la unidad del efecto que hay que captar y la dispersión de las percepciones. 


  •  En el caso de la obra del italiano ZUCCONI, la idea, técnicas y sus connotaciones son fieles a unas premisas conceptuales previas que penetran en una confrontación sádica, que hace a la naturaleza humana una víctima propiciatoria y al mismo tiempo un símbolo estético y romántico del encarnizamiento.   


  • Se muestran figuras mutiladas fruto de la depravación de un espíritu amante del desenfreno, así como de la culminación de una nueva idolatría que nos sirva de una visión de futuro que se distinga por la plástica de sus vestigios mortales, los mismos que antes fueron entes regidores y vigorosos.    

Pasearé otras tantas por los prados
que pintaron mi piel.
Dejará hacerme un nudo entre los brazos,
trazos en tierra y pincel.

(Tomás Martínez)

AMANCIO GÓNZALEZ (1965) / ME LLEVAN SI NO ME OPONGO


  •  Según Olivier Revault, impera la idea de que la creación artística, hecho individual, raro, singular, fechado, sorprendente e imprevisible, apenas se deja captar por si solo en su sabor y en toda su desconcertante realidad.  


  •  Por eso, este contraste de formas y figuras, de titanes en lucha con la geometría pesada del hierro o la piedra, impone la percepción de un misterio que nunca llegará a revelarse, dados los rasgos que, entre lo material y la espiritualización generada, van a depositarse  en nuestra mirada. 


  •  Por tanto, la obra del leonés AMANCIO atrae, en su convergencia de fuerza y energía, el logro, con base en la elementalidad de un espacio intemporal, de un significado plástico profundo, inquisitivo, que es tanto un tributo a la materia como el eje de un pensamiento fundamentado en una perpetua interrogación sobre la creación.

Eres nube de velo,
elegante,
único trazo
que sí se deja ver.

(Tomás Martínez)

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...