CRISTÓBAL TORAL (1940) / A LOS PROSCRITOS


  •  Hay un Dios sordo que considera a todos los humanos proscritos.  Y los condena al desarraigo, a la violencia, a la muerte, al exilio, a la huida, a la miseria, al hambre, y a un destino que tiene muchos nombres y un sólo fin.     


  •  Todos esos equipajes, maletas, valijas, bolsos, cajas, son más que una metáfora, son la piel que se va desprendiendo y va cayendo en manos de una locura, de una barbarie y de una bestialidad que se asienta en el corazón de Europa ahora y a lo largo de toda su historia. Acabaremos como muebles momificados y maniatados, al fin y al cabo los hados nos desprecian y quieren que seamos cosas viejas, deterioradas, restos de un naufragio para el que no existe memoria ni legitimidad. 


  •  TORAL es un realista español virtuoso y pulcro que en sus obras graba a fuego un poema, una épica inversa, en unos espacios que desprenden bruma y negrura, soledad y desesperanza, todo un ideario que tiene una larga y desoladora trayectoria.    


  •  Es una pintura sin negociaciones y concesiones, no tiene deudas ni acreedores, no falsifica porque esta verdad no es falsificable, y tampoco dogmatiza ni proclama éxtasis que ni le van ni le vienen. Pero lo que sí es, o mí me lo parece, es que toma nuestra tradición, la renueva, la hace caminar por derroteros de ahora, y todavía estremece y hace palpitar nuestra mirada para siempre.    

Hoy se fue. Yo la amaba. No era buena.
Bien pensé neciamente-. Que la hiena
se vuelva para siempre a su zahurda.
Ahora venga la paz, la paz serena...
Pero lo que ha venido es una pena 
desoladoramente absurda.
(Benjamín Taborga)

ZHOU XIAOPING (1960) / FANTASMAS DEL PASADO


  •  Toda una visión contemporánea de un mundo prácticamente extinguido. El interés antropológico del autor se pone de manifiesto en estas obras, que serían insuficientes si no fuese que la creación las configurase desde una intensidad plástica desusada.


  •  El sentido cromático dentro del espacio figurativo tiene la dimensión precisa para esa exploración a la que nos invita a partir de la mirada. Se reconoce la amalgama y la penetración en un medio que reinventa el tiempo, la existencia y una etapa concreta geográficamente situada mediante una simulación viva de seres y paisajes.   


  •  Ante esta muestra de lo híbrido cultural, el chino XIAOPING nos induce a repensar lo pensado, a contemplar de nuevo lo que dábamos por contemplado, a entender una pintura que siempre nos tiene que ofrecer un momento más de compenetración y conocimiento.  

...Cuando las viejas pléyades temblaron en la altura,
el hombre estaba frío, solo en la cueva oscura,
con sus ojos abiertos y los brazos en cruz.
(Hécor Pedro Blomberg) 

ADRIÁN GHENIE (1977) / EN LAS OSCURAS MANOS DE LA PINTURA


  •  El autor se enfrasca en un mundo cromático en el que juega el pasado y el presente, refuerza unos espacios abstractos de los que una figuración borrosa, indefinida, solitaria, perdida, surge. Es un genuino hacer desde una perspectiva en la que confluyen lenguajes y acentos que al final conforman un canto a la densidad empastada, a la muerte concentrada en su propia desolación de gamas y tonalidades.   


  •  Para el rumano GHENIE la pintura debe ahondar sobre sus mismos rudimentos, debe apropiarse de todas sus fuentes y caudales, contextualizar el tiempo y su localización, entregar un cuerpo poético que remueve emociones y determinaciones.  


  •  Este artista es, indudablemente, un conjurador de todas las posibilidades de plasmar y trazar personajes, situaciones, búsquedas, que den como resultado una creación que afila el cuchillo de las somnolencias y que habita sin máscara en las pesadillas no predestinadas del alba.

Cerradas puertas, negras torres mudas.
Cadáveres de niños y campanas.
Gesticular de euménides y dudas.
(Conrado Nale Roxlo)

ALBERTO REGUERA / ARTE Y ACCIÓN HUMANITARIA


  •  Me cuenta ALBERTO REGUERA, uno de nuestros artistas más internacionales, que asumiendo su compromiso humanitario en su doble condición de ser humano y creador, ha donado, junto con otros autores, una obra para el WAR HUNGER GROUP (WHG) de la OCDE con el fin de recaudar fondos de apoyo a micro proyectos destinados a los estratos más pobres de las poblaciones en países en desarrollo.   


  •  Su obra, una sinfonía cósmica que divide la composición entres franjas, deja ver un imaginado paisaje cósmico, no solamente por las cuestiones derivados de sus aspectos formales centrados en esas texturas ricas en pigmentación, rugosidades, asperezas y demás elementos sino por una orografía que nos enmarca dentro de un universo del que debemos extraer tanto sus radiaciones estéticas, como físicas y metafísicas. ALBERTO, en esos sondeos espaciales y cromáticos que definen su trabajo, siempre está abriendo puertas hacia uno u otro confín, con lo que consigue la formación de encuentros con otras realidades desconocidas. Es un buceador en busca de formas y maravillas que ya no tiene remedio, y esperemos que nunca lo tenga.  

No sé quién soy, ni sé para que existo.
Crece ante mí la flora del espanto.
Y el temeroso paso que adelanto
las losas pisa de un dolor previsto.
(Conrado Nale Roxlo)

XURXO GÓMEZ-CHAO (1960) / LAS TINIEBLAS DE LAS APARIENCIAS


  • Comencemos por otra sentencia de Antoni Tàpies que me parece utópica: la misión de los artistas es promover la reflexión, suscitar y atraer la atención, dar a conocer, iluminar la realidad y, en suma, exaltar todo cuanto nos haga más libres y más perfectos.    


  • En ese sentido hay que hablar del gallego GÓMEZ-CHAO, que en su exposición en BAT Alberto Cornejo, que se se inaugura el día 18 próximo, presenta una obra que hace reflexionar, que suscita, atrae e ilumina. Pero lo que parece una recreación floral es una realidad más tenebrosa que acogota y engaña, que enmascara y desentraña, que lo que se ve no es lo que se mira, que detrás está el cordón umbilical con la negación vital.  


  •  Su plástica, fantásticamente configurada, posee varias y distintas modulaciones, pues es tan brillante, tan deliberadamente esponjosa e inflamante, tan bella y esplendorosa, al igual que un bodegón primaveral, como es a su vez su contrario, pues manifiesta que una solución conduce a otra muy distinta, cargada de significantes contaminados, perversos, indicios de un mal que nos corroe. Es una magia que se destruye a sí misma, dándonos, como espectadores, la ocasión de asistir  a ese ritual.   

Duro puñal, espejo de la muerte.
Puente resbaladizo del infierno.
Helado surtidor de aguda punta
hacia nubes de sangre levantada.
(Conrado Nale Roxlo)

SERGIO ZEVALLOS (1962) / EL MAL QUE ME CORROE


  •  Recuerdo que Francisco Calvo Serraller escribió que desde el punto de vista artístico, lo que desde el romanticismo se consideró genuinamente español fue el realismo casi expresionista, una gama cromática presidida por el negro y una imaginación desbordada con ribetes de truculencia. 


  •  En el caso del peruano ZEVALLOS, artista disciplinar y que perteneció  al grupo Chaclacayo, la truculencia tiene orígenes culturales autóctonos e hispanos específicos, incluso religiosos, pero con una intención claramente transgresora, que acaba con frecuencia seduciéndose a sí misma, es tal su narcisismo. 


  •  Su obra, como la de muchos otros autores, responde a aquello que decía Heráclito respeto a que no se puede descubrir los límites del alma aunque para ello viajáramos por todos los caminos: tal es la profundidad de su forma. 


  •  Estamos, pues, ante una obra atormentada, entre el esperpento, la muerte y el sufrimiento; y unos espacios que la inflaman más, que la desnudan hasta lo imposible, configurando unos retratos que tienen el don perverso de contarnos lo que imaginariamente somos: tal es nuestra incapacidad para vernos y soportarnos.    

No quiero ni quiero,
Antón Perulero;
yo quiero al pirata
de pata de lata
del cutter inglés.
Dímelo al revés......
(Ignacio B. Anzoátegui)

NAHUM ZENIL (1947) / QUIERO SER UNA LEYENDA


  •  Soy un homosexual desvalido y despreciado,  soy humano y soy divino,  he sido crucificado y resucitado, soy artista y mexicano, soy revolucionario y fervoroso pacifista, me pinto y no me canso de hacerlo hasta reconocerme y provocar el asco, el perdón o la total aceptación.  


  •  Ya Alfredo De Paz decía que la obra de arte realiza en la forma una unidad orgánica entre la subjetividad del hombre y la objetividad de la realidad externa, entre la posibilidad humana y su situación concreta en el mundo.


  •  Efectivamente, ZENIL conjuga ambas vertientes tan lapidariamente que al final es una sola, que de tantas referencias estilísticas conforma una única, la que se hace insoslayable, plena de significación, ya sea vital, sexual, religiosa, profana, evocativa, narcisista, antropológica, etc.  


  •  Es una plástica que desatará sentimientos y apreciaciones de todo tipo, que no dejará indiferente a nadie que la vea y la contemple, incluso que se sienta implicado de alguna manera en ella, ya sea pasiva o activamente, por lo que quedará para siempre como una sombra o una iluminación.  

Está en un puerto. ¿Un puerto? Yo he conocido un puerto.
Decir, yo he conocido, es decir: Algo ha muerto.
(Raúl González Tuñón)

YISA (1984) / SE AMAMANTAN SOLOS


  •  El significante en esta obra callejera es contundente, y es que ha de serlo para que cuando pasemos abramos bien los ojos. Y sus cualidades extrínsecas no se agotan ahí, porque hay una visión que se nos lanza a la cara como un ente devorador de indiferencias y magnitudes mediocres.   


  •  Y hay hasta una belleza plástica que se desata en pasiones, tan monstruosas como fruto de un rosario de crueldades y olvidos, de muerte y encerramiento. Nacen como iconos, se perciben como tales pero dentro radica la truculencia del signo.     


  •  El chileno YISA los ha creado para que se queden como testimonios de un tiempo, en el que él está persiguiendo su sombra y la nuestra con colores siniestros, con espíritus que mantienen la ida pero no la vuelta, que hablan y no les escuchamos, ni siquiera les vemos.  

Dulce amiga: vivimos mil vidas y una muerte
y este reencuentro trae la adolescencia ilesa,
sufro la terca angustia de encontrarte y perderte
y no sé si este amor se desangra o regresa.
(César Tiempo) 

FRANCISCO CORZAS (1936-1983) / SIEMPRE SERÁ PINTURA


  •  Dice Francisco Calvo Serraller que la contextualización histórica de una obra de arte se ha hecho mucho más elástica, porque además de ser un testimonio de un momento dado puede redescubrirse y radioactivarse siglos después.  


  •  Muy cierto. Y sería muy injusto que no fuera así. Por ejemplo, la obra del mexicano CORZAS ha de estar presente siempre, no puede ampararse su olvido en ese modelo historicista de progreso lineal, que entre otras cosas ya ha entrado en crisis.   


  •  La pintura de este autor es profundamente latinoamericana pero también de nexos hispanos. No repudia sino que se abre a todos los prismas, a todas las declinaciones, a todos los lenguajes. Nos mira y la miramos desde lo más hondo, sin perder un ápice de su aura fantasmal y fantástico, tan verosímil como inverosímil. 


  •  Nos descubre que la plástica es una cita con espléndidas propiedades y superlativas perversiones, que avala lo más impalpable de nuestra condición, lo que queda infinito después de acabar con lo finito, lo que impone una libertad que es la señal de su realidad y creatividad. 

Mientras la noche marinera
lanza su gorra al cielo oscuro
danzan las sombras de la hoguera
sobre el espejo atroz del muro.

Danza la rubia espiga abierta,
danza la abuela del pan puro,
llama el horror de puerta en puerta
hasta el patíbulo del muro.
(César Tiempo)

GERMÁN TAGLE (1976) / LA CALDERA CROMÁTICA


  •  Al chileno TAGLE no le cabe su concepción plástica en un espacio acotado, se le queda corto, es demasiado ubérrima y exuberante, y además sus efectos es el de incluirnos dentro de ella, absorbernos para que seamos un elemento más en esas naturalezas dominadas por el azote del huracán.


  •  Sus obras revientan porque es como si ya estuviesen hartas de estar sujetas, atenazadas y comprimidas. Él las deja aventurarse y fraguar sus auténticos destinos, sabe que husmean dentro de una caldera en la que el color toma caracteres ingrávidos hasta festejar su propio ardor y su indomable fuerza.    

¡Ah, si me señalaras el número infalible
me perdería contigo sobre la haz del infierno,
para vivir un sábado santificado de ocio
que alegre el mar insomne de tus sábados
muertos!
(César Tiempo)

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...