AlMUDENA LOBERA (1984) / YO CREO QUE SIEMPRE TENEMOS QUE IR MÁS ALLÁ


  • Confiamos en la pluralidad de estilos y en la multiplicidad de lenguajes y códigos, aunque la ayuda de la tecnología posindustrial ha sido decisiva.


    • Y también apelamos al eclecticismo, a la publicidad y el marketing, sin olvidarnos de los medios de comunicación.



      • ¿Y la obra? ¿Es un mero pretexto o es el fin? ¿Es un único concepto o reúne arquetipos, sensibilidades, representaciones, alegorías, etc?



    • La de la española LOBERA se sostiene en caligrafías, floras, instalaciones lúdicas en las que el simulacro está lleno de preguntas sin que ello sea óbice para detenernos en su contemplación todo el tiempo del mundo sin necesidad de respuestas.


    • Organiza y complementa visualmente un núcleo de visiones que hacen de vehículo de una ambigüedad mágica, catalizadora de preferencias tomadas aquí y allá, de lo que vivimos y de lo que imaginamos.




      • Trasudan momentos en los que necesitamos que sean estos signos y vocabularios los que nos conciernan y aludan. Ya nos son insuficientes los que hay, aunque cada día se lanzan nuevos, pero no todos son válidos, algunos se incorporan desde su origen agotados. No obstante, en este caso la realidad de este quehacer es agua fluyendo sobre sus propios límites.



    • La vida es una dura disputa agitada por desgracias concretas, y hace falta un terreno en el cual arraigar, y hace falta el calor que madure y huela, y hace falta la tarde que inunde de melancolía y la mañana que refresque y conforte.



    • No tengo más que caminos y caminos: el gris pérfido de esta senda sin fin.

    • (Giuseppe Ungaretti).










SAMUEL BURI (1935) / LAS VACAS PACEN EN MIS LIENZOS


  • Marc Jimenez sostiene que el artista es polivalente, capaz de poner en ejecución, simultánea o sucesivamente, diferentes procedimientos mediante soportes y materiales diversos.



    • En ese caso el suizo BURI es el artífice de unas prácticas que abrazan la plenitud cromática desencadenando tormentas abstractas sin necesidad de recurrir a alcurnias trasnochadas.



      • Pero ahí no queda todo. Hay que policromar, a continuación, las vacas símbolo, que para eso son la hechura icónica de un entorno que detrae significaciones colaterales para condensarse en la concatenación e interrelación entre lo animal, lo vegetal, lo geográfico, la luz, la sustancia óptica y el pensamiento plástico. Y sin olvidar la enseña propia.




        • De buscarse referencias no hay otras que las que brotan en la aplicación de enfocar fusiones, mixturas, mezclas, que hacen que el color señale, imponga y hasta escriba el discurso de su inacabable pirueta o giro entre la nada y lo absoluto.



      • Con avaricia ávida me como el día,

      • el corazón apresurado sin marcapasos,

      • con un paso apresurado para encontrar sustento

      • del Dios que no llega.



      • Los calcetines que guardan manos,

      • pies desnudos en los maltrechos

      • espesos del hambre.

      • (José Luis Álvarez Vélez).








CARLOS URIBAZO (1951) / ENSENADAS INUNDADAS


  • ¿Hasta qué punto es cierto lo que afirma Nelson Goodman, eso de que lo que vale hoy es el contexto filosófico y artístico en el cual aparece la experiencia artística y lo de menos es el juicio, el valor y la calidad de las obras?


    • La obra del cubano URIBAZO tiene su propio contexto -lo tiene cada obra que es capaz de suscitarlo-, la de un tapiz introducido en una realidad plástica que se despierta a toque de diana pensando en una recolección de visiones.



      • Si no están esmaltadas y vidriadas se resisten a aparecer, y cuando lo hacen emergen ceñidas y con una genealogía de formas metamorfoseadas según un caleidoscopio metafórico de colores.



        • La atmósfera caribeña imprime esos reflejos, esas solubilidades luminosas que gozan ante tonalidades y gamas como si estuviesen en un baile verpertino de rumbas o en un ambiente al alba de boleros. Y configuran en sus obras cuerpos, imágenes y espacios que forman microcosmos de saberes fantásticos, de mensajes en clave de códigos ilustrados y sacrificados a la pasión de la pintura.



          • Por lo tanto, los valores plásticos aquí reunidos son los que no buscan un juicio final sino el principio de un entendimiento con la razón de ser del artista.



            • Hoy es domingo, y esto

            • tiene muchos siglos; de otra manera,

            • sería, quizá, lunes, y vendríame al corazón la idea,

            • al seso, el llanto

            • y a la garganta, una gana espantosa de ahogar

            • lo que ahora siento,

            • como un hombre que soy y que he sufrido.

            • (César Vallejo).











¿EXTRAVAGANCIAS EN EL ARTE?



  • MICHEL JOURNIAC se empeñó en consagrar el evento con una hostia recortada de una morcilla fabricada con su propia sangre: noventa centímetros cúbicos de sangre humana líquida, noventa gramos de cebollas crudas, noventa gramos de grasa animal, una tripa salada y reblandecida en agua fría y luego secada, ocho gramos de las cuatro especias, dos gramos de plantas aromáticas, azúcar, etc.




    • Entonces GÉRARD GASIOROWSKI me dice que está desesperado porque Kiga, maldito el día que lo inventó, mezcla su mierda con hierbas y después con los dedos impregnados de ese revuelto pinta visiones y se las atribuye a él. No sé como acabará esto.






      • A continuación, WIN DELVOYE me pide mil quinientos euros por un trozo del excremento excretado por su máquina Cloaca. Me asegura, mientras se unta el pene con sulfato de vario para exponerlo a los rayos X, que se alimenta de comidas especiales preparadas por los mejores chefs de la gastronomía francesa.






        • Cuando ya harto voy a hablar con PIERRE PINONCELLI, lo encuentro seccionándose con un hacha una falange del meñique izquierdo, después de destrozar a martillazos una réplica de la Fuente de Duchamp. Como lo condenaron a trescientos mil francos de indemnización no me contestó y siguió en silencio.





          • Y encima a PHILIPPE MESTE lo sorprendo masturbándose encima de fotos de top models. Es para que así vayan condecoradas, me susurra, es muy importante para su publicidad.









YAYOI KUSAMA (1929) / ¿HAY RUTAS ESTABLECIDAS?


  • A la japonesa KUSAMA (cuya obra puede verse actualmente en el Reina Sofía de Madrid) le fascina lo que puede aportar la ciencia a su actividad y a sus necesidades de proyectar lo que cada día constituye su despertar. Gracias a ella y a los materiales que incorpora (uso de los cuales es una clave del arte contemporáneo) a sus realizaciones, los límites se han roto, la pluralidad de medios, escenarios, imágenes, es posible, alcanzable y conseguible.


    • La metodología y las técnicas industriales , tan accesibles y maleables, le permiten crear sus biotopos, sus comunidades de objetos, sus fiestas sorpresa, sus carnavaladas, sean cuales sean, lo importante es que despidan vientos de desconcierto, de asombro, de estupefacción, de sensaciones que tenían la mecha apagada.



      • Los siguientes pasos estaban ya pensados: convencer de la riqueza visual y subliminal de esa integración disciplinar, obtener como sea y por donde sea un lanzamiento internacional y a través de él la llegada al gran público.





        • Pero simultáneamente ha de compaginarse tal despliegue con la leyenda, como aquella que hacía referencia al artista Wu Daozi, que se perdió en la bruma de un paisaje que acababa de pintar. La suya ha de ser casi similar, la de una desaparición y ocultamiento. Lo peor hubiese sido que nadie la hubiese querido encontrar.



        • ¿La muerte? ¡Opónle todo tu vestido!

        • ¿La vida? ¡Opónle parte de tu muerte!

        • Bestia dichosa, piensa;

        • dios desgraciado, quítate la frente.

        • Luego hablaremos.

        • (César Vallejo).






PABLO RODRÍGUEZ GUY (1950) DEJA SU RASTRO EN MADRID


  • La obra del andaluz RODRÍGUEZ GUY está a la vista en la sala ACGallery de Madrid. Y si ya en un post que le dediqué el 13 de noviembre de 2009 hablaba de su seguridad en cuanto a plasmar el acervo y su expresión más allá de lo que aparentemente se veía, ahora revalido tal acercamiento desde la convicción de que la hondura de su quehacer es el rastro de su significación.


    • Sus vivencias hindúes, a modo de resonancias yuxtapuestas y fundidas en la superficie del soporte, hacen que la materia fuertemente espesada, texturizada, cobre un imaginario poblado de ecos, sean cosmogónicos o telúricos, que reunifica, amplifica y singulariza una plástica de perspectivas abiertas en cada ángulo y centímetro de un espacio que está en un constante proceso de renovación.





      • Y si la coloración es un elemento decisivo de fuerza, el conjunto es un ideario que parte de lo eternamente vivo, sin dejar que un mínimo rasgo quede marchito, arrojado a su suerte. Éstas son sus señas de identidad, que no corren riesgos de extravío, sino al contrario, de prolongar una continua construcción hacia un mayor cúmulo de márgenes.




        • Hay un vacío

        • en mi aire metafísico

        • que nadie ha de palpar:

        • el claustro de un silencio

        • que habló a flor de fuego.

        • Yo nací un día

        • que Dios estuvo enfermo.

        • (César Vallejo).






STERLAC (1946) / DERIVAS BIO-TECNOLÓGICAS


  • Al hombre le asusta la la modificación de su cuerpo, pero si es través de la bio-genética el horror es asumible si nos proporciona la inmortalidad. Arte y genética, todo un descubrimiento a través del sufrimiento.


    • Pero no parece ser éste el caso, el de la perpetuidad me refiero, porque ¿colgarse de anzuelos es una metófora anfibia que la persigue o un simple intento de volar en el vacío, sea o no metafísico? Se habla de un expresionismo fisiológico o transgénico. Y también podría añadirse un expresionismo tecnológico.





      • En el marco de estos perfomances con ciertos tintes monstruosos, de mucha tecno-ciencia, eso sí, late un designio de romper fronteras, casi como un destino manifiesto que se queda en brazos de un probable nihilismo. Paul Virilio defiende que lo nihilista, hoy en día, es el conocimiento mismo. Ya no hay valores porque no hay nada que valorar ni tampoco voluntad para hacerlo.




        • El chipriota, residente en Australia, STERLAC nos sitúa ante un espectáculo de carne en busca de una fusión o prolongación mecánica, alambicada, de piel festejando su propia derrota sadomasoquista, porque hay abismos que para cruzarse no requieren del arte, creo yo, por muy largos que sean los miembros y la sangre.



      • Amor! Y tú también. Pedradas negras

      • se engendran en tu máscara y la rompen.

      • ¡La tumba es todavía

      • un sexo de mujer que atrae al hombre!

      • (César Vallejo).









LEON GOLUB (1922-2004) / PERDÓN A LAS VÍCTIMAS


  • Decía en mi post de 16 de septiembre de 2008 sobre este mismo artista norteamericano, que los seres repulsivos (lo son porque rechazamos tal posición) que nos repugna ver como víctimas están ahí, a nuestro alrededor, porque también forman parte de nosotros y por lo tanto no podemos rechazarlos.


    • Ahora, en su exposición actual en Madrid, podemos certificar que la verdad de esas pinturas de gran formato son un quejido implacable, monstruoso sobre la impiedad, sus sicarios y la inutilidad de los torturados, martirizados, que no queremos ver ni oír, ni siquiera presentir.




      • Es más fácil que nos lo hagan mirar en espíritu bajo un ideal plástico resplandeciente, pero nunca rehabilitando el cuerpo para inmediatamente dar cuenta de su destrucción, pues lo que hace GOLUB es dejarnos intencionadamente sin ese consuelo, el que justifica enigmas, secretos, irrealidades, mentiras y cómodas sensualidades de luminosas filigranas o espectaculares minuetos.




        • No son imágenes técnicas ni ópticamente correctas, son visiones renovadas que crean una realidad de otra realidad, una estética espesa, sucia, que llena la superficie de nuestros espejos como la condición de nuestro reflejo.

        • Manifiesta muy acertadamente Jon Bird que se trata de narrativas visuales que incluyen cuerpos -mediante gestos, posturas y expresión facial- como portadores de significado y verdad, alegorías de nuestro mundo contemporáneo desplegándose a través del espacio pictórico.

        • No se la pierdan, háganme caso, no se arrepentirán.




ALEJANDRO COLUNGA (1948) / VIVIENDO ENTRE ANFIBIOS


  • Si la obra sólo existe en la creatividad que es capaz de suscitar, el mejicano COLUNGA la provoca con nuestra complicidad, él sabiéndolo y aprovechándolo.


    • Y si el arte es lo que hace la vida más interesante que el arte (Robert Filliou), estas piezas, que colman imaginarios de insaciabilidad atrasada, resuenan como campanas virtuales enfundadas en fantasías festejadas.




      • Entre tanto sopor del concepto gana la alucinación que da aliento, acompaña, se entromete en la cama, revisa nuestros horizontes de desgana y no acaba sucumbiendo.



        • Sin enigmas no hay modos en los que plantear el hilo de un destino, la anunciación plástica de lo que está en el reino del origen llevando un sueño consigo.



      • No se puede dejar de pelear mientras se pintan los signos, las huellas de esa visión, sea o no quimera o anhelo, una vida en constante aparición.



      • Había una vez un hombre

      • con una cara muy seria;

      • hoy se ha mirado al espejo

      • y ha visto una cara nueva.

      • (Blas de Otero).









BLAS DE OTERO / HUMBERTO VIÑAS / CUBA


  • Despertar al alba con el lienzo enmudecido. ¿Qué le habré dicho para que me deje este pasajero, habitante desconocido en busca de sí mismo? Ya no hay más tiempo para más secretos en esta isla sin viento y sin remedio. Pero los versos del poeta Blas de Otero, susurrados por la mulata en esta alcoba vacía, caben en el tiempo de nacido:



  • Sí, Cuba. Quién te tuviera

  • siempre delante, tendida

  • ante mi vista, bandera

  • que es venda para mí herida.



  • Se me distraen los ojos,

  • se me divagan las manos.

  • Azules, blancos y rojos

  • colores de los cubanos.



  • Cuba, sí, quién te llevara

  • hundida en el corazón,

  • como una lancha que halara

  • hacia esa estrella tan clara

  • que ríe en el malecón.

BORIS TASLITZKY (1911-2005) / NO MÁS SUFRIMIENTOS


  • El artista francés, TASLITZKY, es conocido como el pintor de Buchenwald, ya que él mismo se propuso que su obra fuese un memorial del no olvido, que tuviese la convicción y densidad con que penetra una conciencia plástica vital que habría de resumir el rigor y la cima de un sufrimiento hasta entonces desconocido.


    • Su capacidad para plasmar una figuración determinante, vertebrada, que fija de manera descarnada, cruel, unas realidades que desbordan la visión, es fruto de su propio sentido pictórico como apelación final, última y definitiva.



      • Porque incluso sus dibujos alegóricos son la consecuencia de momentos postreros que engullimos decidiéndonos, aun como espectadores, a considerarlos ámbitos remotos, hostiles, acerca de los que nos inclinamos mejor a apreciar sus aspectos turbios sin ofrecernos otras razones, ya vivimos con suficientes.




        • Estamos para conjugar, reunir, acopiar y no romper derivas, menos para introducir perfiles hoscos en una memoria que si no lo evitamos tiende a estirarse hasta no vislumbrar el fin o el principio.



          • Por consiguiente, ante una muestra delante de la que contener el aliento, encontremos salidas sin túneles, espacios abiertos, humos que no desahoguen hálitos sedientos.



        • Una vez más, amanece.

        • Pasó la guerra, pasó la enfermedad, el hambre, pasó la mano

        • por el muslo de Antonia y lo encontró semejante al alba,

        • jugoso como el alba,

        • abierto como el alba,

        • suave como el alba.

        • (Blas de Otero).











KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...