RIGOBERTO RODRIGUEZ CAMACHO (1969) / LA SEMBLANZA DEL HOMBRE NUEVO


  •  ¿Cuáles son esas experiencias sufridas por el hombre para que sus rostros y sus cuerpos se hayan metamorfoseado en la cruel estética que ha desbordado los límites y las proporciones? Desde luego, el breviario ha fallado porque ha impulsado al cubano RIGO a no concebir la tocata exterior sino el rezo interior.  


  •  El mismo se va alucinando a medida que configura el espacio dentro de su propio delirio, pues ha marcado su significación plástica a partir de una exclusión vital y social previa, en tanto en cuanto ese vacío le permitió, como un vertido espontáneo, convocar nuevas inclusiones, ya fuesen como unas rondas de homínidos retratándose de humanos o parientes paleolíticos cabizbajos.      


  •  Desde el alejamiento o la cercanía, estas obras nos llegan como un augurio del tiempo, como un rugido que plasma lo que tratamos de esconder y al mismo tiempo lo que nos tiene sometidos, el sarcasmo inclusive de no ser lo que somos y resignarnos con ello.  

Salobres, enmarañadas, las zorras emprenden el ocioso
      peregrinaje al burdel,
al quicio, a la esquina de siempre.
Y van dejando un rastro, una dispersa fosforescencia,
como estrellas de mar que flotan un instante en el 
        viento.

(Jorge Esquinca)

RENACIMIENTO DE LA UTOPÍA / FELIPE ALARCÓN ECHENIQUE


  •  El hispano-cubano ALARCÓN es un artista muy inquieto, en perpetua elucubración y disposición para la creación de microcosmos en los que tienen lugar mil revelaciones, mil sueños, mil presencias, mil rostros.


  •  A partir del 30 de este mes estará exponiendo en el Centro Cultural Casa de Medrano de Argamasilla de Alba (Ciudad Real) su serie sobre la Utopía, a la que él, con su hipnótica plástica, convoca en demanda de bellezas dormidas, de anhelos despiertos, de rostros secretos y convicciones mestizas.       


  •  Uno de los rasgos básicos de su obra es su capacidad para absorber una totalidad que se completa con la mágica disposición de un orden figurativo imposible, porque tiene que caber entero en su fragmentación, bajo los vaticinios de un discurso de significados perpetrados luminosamente.   La singularidad de su expresión es la propia de un sentido constante en ir dando a su pintura una cábala más abierta al deslumbramiento del ensueño.

Porque los versos no se inventan,
los versos vienen y se forman
en el instante justo de quietud
que se consigue,
cuando se está a la escucha
como nunca.

(Fabio Morábito)

GEMA PERALES / YO ME VINCULO A ESA PRÁCTICA DE VER


  •  Son imágenes del pasado que se rescatan y al mismo tiempo se hacen con más intimidad, suya y nuestra, por parte de la andaluza PERALES, pues al mismo tiempo que forma parte de su ideario y práctica pictórica, constituyen un buen pretexto para maximizar las posibilidades de una dimensión introspectiva, de una mirada de ida y vuelta.     


  • En ese aspecto es donde radicar esa capacidad de un pensamiento plástico, en esa entraña que descubre una nueva visión conforme se va percibiendo la síntesis de luz y forma. Paul Klee señalaba que todos los caminos confluyen en el ojo y desembocan, transformados en forma, desde su punto de encuentro, en la síntesis de la visión externa y de la contemplación interna.   


Si te revuelca la ola
procura que seas joven,
esbelta, ardiente,
te dejará molido el cuerpo
y el corazón más grande.

(Fabio Morábito)   

SID BURNARD (1948) / NO LOS ESPANTÉIS


  •  Para el el inglés BURNARD cada obra que al final sale de sus manos es algo que nunca había ocurrido antes. Él la recogió desfallecida, rota, amputada, corroída, en la arena o en las rocas, y le devolvió otra vida, la del arte.


  •  No obstante, si aún carecían de ciertos correlatos formales al salir a la luz, al exponerse a las miradas, la imagen impulsa al espectador a coadyuvar y secundar al artista en la búsqueda de una identidad múltiple y cautivadora.


  •  Es verdad que con ello se demuestra que la materia, al detectarla y visualizarla en alguna parte del recorrido que se va siguiendo, pasa a  modelarse en el pensamiento igual que la forma en la luz. Y ahí se origina la creación de una realidad plástica que empieza a existir desde entonces.   

¡Resucitar bebiendo la leche del hombre,
del hombre que es madre y mansedumbre,
respirar la niebla!

(Carmen Boullosa)

SUI JIANGUO (1956) / NO PUEDO DETENERME


  •  Creo que el chino JIANGUO, en sus diversos periodos artísticos, ha visitado todos los imaginarios estéticos de cara a descubrirlos mejor y plasmarlos según distintos formatos y materiales, monumentalizando si era necesario la carcasa del espécimen. 


  •  Si bien su intención es marcar unos conceptos muy visuales, el orden estructural le ha llevado a una hechura de formas que se expresan conforme a su propia dinámica, girando sobre sí mismas y sobre su significación. 


  •  Ciertamente que sus esculturas e instalaciones se posan en el espacio como dueñas de un hábitat que nadie podrá disputarles, y eso es debido a su poder físico, a su fuerza y energía que hacen que su efecto visual nos haga someternos a ellas.    

Terrenos ancestrales
para seguir amando.
Y confirmar la mortalidad del pensamiento.

(Pura López Colomé)

HOLLIS HEICHEMER (1963) / HAY RUMBOS QUE DESCONOCERÉ SIEMPRE


  •  La norteamericana HEICHEMER confía en su capacidad de vislumbrar amalgamas cromáticas dentro de espacios vacíos, dejando que se vayan llenando de sus propias incertidumbres aladas. 


  •  Se entrega a través de esta ejecución a ese pulso desafiador, del que surge una identidad plástica lírica y enérgica que no tiene vuelta de hoja, que es un canto pictórico a una sangre vital que se derrama en el lienzo. 


  •  Una abstracción que por sí misma genera sed de visión, luz en la mirada, poesía en una multiplicidad de rasgos, formas, manchas y reverberaciones de una naturaleza que a cada momento tanto crece como decrece.    

¿Y qué podría decir de mi vida
al Creador, a los Dioses,
a lo desconocido,
al misterio de lo abstracto?

(Alberto Blanco)

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...