KEN KIFF (1935-2001) / ¿ES O NO ES?

  •  Creo que fue Valéry el que escribió que en la crítica de arte nada es seguro sino la incertidumbre más vaga y la diferencia más irreconciliable. Ninguna postura es tan sólida que no pueda ser atacada.
  •  Muy cierto si se trata de enjuiciar la obra del británico KIFF porque le ha sido fiel a la frase de Friedrich Nietzsche: "lo que puede amarse en el hombre es el hecho de ser un tránsito y un ocaso".  Por tanto, son creaciones que nos desvelan que el arte, entre ese tránsito y ocaso, no puede ser más que la expresión de la fealdad y crueldad que anida en nosotros como seres humanos infelices e incapaces de reconocernos.  
 Nadie se asusta de una muerte al sol
cuando se da la vida por un sueño.
(Idea Vilariño)

LISA CORINNE DAVIS / REINOS DESCONOCIDOS

  •  En esta autonomía de la abstracción aún quedan coordenadas por las que orientarse en una nueva realidad que aparece cuando pulsamos sobre ella una mirada aérea que señalice la de una topografía que se ha formado como una quimera, como una ficción.
  •  La americana DAVIS estructura sus diagramas como un puzzle conteniendo miles de vericuetos, líneas, planos, separaciones, direcciones, redes, puntos, tal que un mapa de un cromatismo sutil y resplandeciente que nos guiara en un laberinto de caminos que son a modo de una metáfora existencial a la que estamos sometidos en nuestros propios desvaríos.     
  •  También puede ser que el propio objetivo de la autora sea la exteriorización y visualización de una tierra cuya psique sería esta plenitud creadora si no estuviese arrasada cada día un poco más. Para el espectador es el engaño plástico que más necesita, un artificio de revitalización y deleite que le proporciona un tiempo de placidez y descanso.   
Un pobre sucio triste río de odio
te rodea y te deja morir solo,
(Idea Vilariño)

NOEL DOBARGANES (1977) / PARAÍSO PERDIDO O HALLADO

  •  Seguro que el cubano NOEL estuvo marcando sus sueños con unos paisajes tropicales y caribeños que fuesen la aspiración real y plástica de unas incertidumbres que enaltecían su forma de hacer, la que había ensayado mucho tiempo hasta encontrarla.  
  •  Él quiere y hasta cree conseguir lo contrario que Schopenhauer: que cualquier obra que conciba sea una verdad en sí misma que no se le escape, pues es esencia y materialidad depurada de su experiencia pictórica y creativa. Pero también son tempestades metafóricas, augurios cromáticos que nos lanza para desconcertarnos y atraernos a su silencios.   
  • Así es como llega a una abstracción que implica, dentro de esos horizontes, llanto, lágrimas y texturas, pigmentos que destapan pieles, cielos, vegetaciones y hasta rostros. En el fondo es un expresionismo de una conciencia de un color topográfico en la diáspora, motivo por el cual se hace introspectivo y más bello.    
Adiós
no quiero nada.
Adiós adiós. No puedo
repetir más los gestos
las palabras.
Adiós.
(Idea Vilariño)

GUILLERMO SIMÓN / QUIERO LLEGAR A LO IMPOSIBLE


  •  Mi paisano asturiano GUILLERMO SIMÓN -uno de los grandes artistas de este país- da un nuevo paso en su concepción plástica y esgrime todo su saber invocando una revelación que él hace posible merced a su inmersión en el prodigio. Osado es por mi parte recurrir a unas palabras de Valéry para fundamentar su nueva obra: "el arte tiene la sensibilidad por origen y por término, pero entre esos extremos, están el intelecto y todos recursos del pensamiento y de las técnicas".     




  •  Exactamente es así. Sus caleidoscopios son el resultado de que un fenómeno portentoso es la magia de su poder, lo hace expresarse y convertir su imaginario en una fuente de lluvia polícroma, en la que lo importante no es tanto el significado como las sensaciones experimentadas, la visión de que lo óptico, en gran medida, está por salir de lo oculto.      

  •  Quizá pueda verse como una suave piel en movimiento o como una sangre marina palpitante. O como los gritos vegetales de un cosmos que está profundamente enraizado. Múltiples sones para un canto melodioso de exaltados deseos, de pasión y ardor en la penumbra o en el umbral del alba. Un versátil y proteico universo que se aprecia en la constancia de la mirada.   


GERHARD RICHTER / NO TENGO PRISA POR BAJAR

  •  Estas cuatro obras del cotizadísimo alemán RICHTER se han tasado en alrededor de noventa millones de dólares. No hay, por supuesto, que regatearles su factura, ni mucho menos, pero te suena a algo ya visto, aunque su ejecución muestre esa abstracción que no deja de cautivarnos por sus resplandores y sintonías.    
  •  Pero en estos momentos y antes podemos situarnos, sin más, en nuestra geografía para encontrar artífices  capaces de crear y generar epifanías como éstas, que declaran su visualidad portentosa con el infortunio de no estar en ese círculo que endiosa todo incluida la nada más imbécil.    
De nuevo está la muerte
rondando y como antes
escrupulosamente
me roe todo apoyo
me quiere fiel y libre
me aparta de los otros
me marca
me precisa
para mejor borrarme.
(Idea Vilariño)

PIA FRIES (1955) / EL COLOR ES LÍQUIDO Y SÓLIDO

  •  Creo que era Valéry el que escribió que la obra de arte nos ofrece en cada una de sus partes el alimento y el excitante a la vez, despertando continuamente en nosotros una sed y una fuente. En la obra de la suiza FRIES se percibe esa sensibilidad tan aguda y apasionante. El color es tanto una pasta solidificada como un líquido que fluye o impacta en la superficie.      
  •  Pero además va más allá de los estadios de abstracción conocidos, pues les inculca a sus imaginarios cromáticos unas señas de identidad propias y agitadas, violentas o plácidas, calladas o vociferantes,  alocadas o veleidosas.  Sin embargo, no podemos confundirnos en nuestra mirada seducida, ya que se trata de una confabulación que hace más potente la significación y la magia del artificio.  
Aquí estoy entregada en
la oscura noche
sin nadie más
sin nadie
ni esperanza de vida
en la vacía negra sola
cerrada noche
sin nadie
sin un voto ni una razón ni un pero.
(Idea Vilariño)

MARK RYDEN (1963) / ¿SOY TAN CURSI COMO ELLOS?

  •  Valéry escribía que vivimos continuamente produciendo ficciones, que son nuestros proyectos, nuestras esperanzas, nuestros recuerdos, nuestras pesadumbres, et., y nosotros únicamente somos una perpetua invención. Claro que el americano RYDEN se decanta más bien por unos genes, etiquetados como surrealismo pop, pulcros, cargados de floripondios y perifollos. 
  •  Sus obras tienen una factura acaramelada, dulzona, de cromatismos jugosos, de dibujo inverosímil, de cuentos a la luz de la luna, de intercambios fantásticos, de presencias increíbles y manipulables como muñecas y muñecos de jardín de infancia. Un horror azucarado que nos abre y brinda su paraíso.   
Si hubiera, si pudiera,
si aún pudiera llorar,
lloraría al tiempo, al dios
y a tantos otros muertos.
(Idea Vilariño)



LUIS GRANDA (1941) / ACONTECE EN LA TIERRA

  •  En realidad, parafraseando muy libremente a Valéry, no hay pedazo de tierra que no sea un fragmento, cuidadosamente preparado, de alguna autobiografía. La del mexicano GRANDA está perfectamente elaborada y proyectada.  
  •  En su obra hay una redefinición dialogada del encuentro con la materia, con la misma que crece a nuestros pies y delega en nosotros su vivencia y sus experiencias de crecimiento, vida y muerte. En todos esos elementos que el autor determina, la fusión es el ritual de una fusión cósmica latente, buscadora de un espíritu de luz y sombra que le dé el caudal mágico visivo.  
 Entonces entre el ansia terrible de las cosas
y el aire que lo envuelve entre sus frías losas,
arqueado como una tibia luna menguante,
triste luna acabada, el cuerpo ya sin sangre
no comprende las rosas.
Idea Vilariño)

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...