ALFREDO MENDOZA (1988) / ¿SABRÁN NADAR HACIA EL OCASO?


  •  Éste es un artista condenado al dibujo, es para él como un abecedario imperecedero que se le impone y lo piensa desde todas las perspectivas. La plástica le sirve para que a través de sus retratos y figuras señalar la entidad de sus reflexiones en el área que le es propio. 


  •  El cubano MENDOZA no ofrece una visión clásica sino la que él ha percibido y creado en función de su tiempo y espacio. En el fondo son replicantes que han sobrepasado su horizonte y quedan merced del buen hacer artístico de un creador que los ha interiorizado antes de que se les hayan ido.  


  •  Es así como la pintura y el dibujo no pierden su siempre viva contribución a una esfera que quiere seguir rodando y dejando una historia de sí misma y de su contexto, que desea trasladar a la mirada hechos artísticos cruciales que han de formar parte de su conocimiento. 

He aprendido tanto de mí,
que me salieron alas.
(Patricia Benito)

LUIS COQUENAO (1953) / VUELO POR ENCIMA


  •  Parece como si el angolano COQUENAO nos plantease una plástica cuyo presupuesto básico sea una irrealidad que la belleza hace realizable. Por eso Bernard Noël afirmaba que lo visible es el lugar intermedio donde el ojo interpreta la realidad doble que le llega de lo real y de lo mental.  


  •  No es una pintura ni un dibujo hecho de gestos, es el modo de sensibilizar y descubrir una superficie que se nos abre y amplía en la perspectiva de que con la mirada estamos moviéndonos, incluso deslizándonos a lo largo de una visión que nos provoca el éxtasis del desconcierto.   


  •  Está claro que este artista, como otros, tiene el convencimiento de que el arte es conseguir que el ser humano acceda a unos espacios no imaginados, hasta desdeñados por él, debido a su propia ignorancia. Ésa es su auténtica magia. 

Y hubo barra libre de chupitos
cargados de ganas de tener
y deseos de olvidar.
(Patricia Benito)

JULIO POMAR (1926) / LOS VOY DEJANDO DE VER


  •  La cosmovisión propia de un artista implica una personalidad estilística o formal, y la extensión y variedad del mundo mismo revelado, esa realidad afectiva suya que aspira a la libertad de lo ilimitado y unitario. 


  •  Éste es el ejemplo del portugués POMAR, cuyos registros acaban convirtiendo la materia en un espíritu de perenne claridad y sombra, de numen encriptado, de seres y entes permeables a la propagación cósmica. 


  •  Podríamos incluso señalar la frase tan oída de que todo verdadero artista crea de nuevo el arte al que se dedica. Bram van Velde decía también que pintar es buscar el rostro de lo que no tiene rostro.    


  •  Enfin, al contrario de lo que declaraba Hulton Kramer, cuanto mayor es el arte, menor ha de ser la explicación.

Me gusta perderme en las librerías,
el silencio de las bibliotecas
y tus noches de poesía.
(Patricia Benito) 

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...