17 de octubre de 2011

GYULA KOSICE / HEMOS CAMBIADO DE CIELO

  •  Como preámbulo hay que decir que ya Platón y Aristóteles entendieron el arte, la techné, como un puente entre la ciencia y la experiencia. 
  •  Y, después, a principios del siglo XX los neoplasticistas, los suprematistas, los constructivistas y los futuristas tomaron el conocimiento científico como la referencia básica  para generar una nueva estética del hombre, basada en una formulación teorética proyectada en el campo de una acción espacial y cósmica. 
  •  Stelzer afirmaba que el arte nuevo viene del futuro y lo anuncia, que la actividad creativa se convierte en aventura, en experimento y que toda obra ha de ser innovación.
  •  Al argentino KOSICE, cofundador del movimiento Madi, lo tienen como un precursor del arte cinético y lumínico, y lo cierto es que viendo su trabajo se perciben otros significados vivos en el espacio, arcos iris maravillosos y signos de escritura luminosos. 
  •  Con la utilización de medios de la técnica moderna las ficciones toman la singladura de un viaje lunar, explorador de sensaciones visuales que enmarcan una fecundidad saturada de luz y encuentros, de citas con la inmensidad ingrávida que empieza a ser desvelada.  
  • Entonces, sí que es manifiesto que la huella del ver lineal es necesaria para la irrupción del ver que desordena y corta, que sueña y desnuda la órbita.

  • Verdad es aquel error sin el cual una especie no puede vivir (Nitzsche).

No hay comentarios:

Publicar un comentario