ALEXANDRE LENOIR (1992) / DESCUBRO EL MOMENTO

  • Un poema de Eduardo Milán dice que el arte nunca era verdad, pero que había momentos tan ausentes -aunque también podían ser presentes- en que la verdad se convertía en una forma de arte. 
  • Para el francés LENOIR la pintura es un media para rescatar esos momentos en los que las texturas y urdimbres que no se ven y además no se indagan, a pesar de que su poética depuración cromática envuelve esos paisajes y esas figuras como salidos de una naturaleza que nos hemos olvidado de evocar.   
  • Al contemplar fijamente sus obras constatamos que se concentra en una esencia que lo define como su campo de ser y estar, del resurgimiento de un imaginar que todavía tiene total cabida en el ámbito plástico y en su propósito creador. 

  • El árbol de las aguas con dulzura
  • levanta la cabeza de la sangre,
  • que nace de la plata que respira.

  • (Juan-Eduardo Cirlot) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTA PALAU (1934-2022) / CONGREGACIONES DE FUEGO

La catalana PALAU, recientemente fallecida, ha estado envuelta en los orígenes de una cultura autóctona y ancestral americana que ha marcado...