DANIEL EDWARDS (1965) / MI OBRA TIENE QUE LLAMAR LA ATENCIÓN

  • Dicen que el mundo del arte es cada vez más complejo, y ciertamente lo es en tanto en cuanto el mercado influye decisivamente para que lo sea. Por eso, los límites entre arte, espectáculo, escándalo, manipulación, provocación e insustancialidad han saltado por los aires.
    • Si hay que estar horas metido en una maleta, se está; si hay que escupir a los visitantes y espectadores, también; si hay que frotarse el trasero con un móvil arrebatado a un invitado, mucho mejor.


      • El norteamericano EDWARDS busca la controversia con sus esculturas: representación del parto de Britney Spears; el meconio (o primera deposición) en bronce del hijo de Tom Cruise y Katie Holmes; el busto de Hillary Clinton; la autopsia de Paris Hilton. Todo vale.


        • El propio autor ha comentado que los medios de masas modernos muestran más atención a los excrementos de una celebridad que a todas las hambrunas, las crisis sanitarias o los problemas sociales.

      • No creo necesario ir tan lejos, por señalarlo con un eufemismo. Hay otros derroteros por donde conducir perspectivas, creaciones, plataformas, construcciones, sin caer en unos términos chabacanos e infectados de superficialidad y artificio. El talento y la intuición plástica tienen que estar antes y después. Y el montaje, la visión y la idea en la definición de la apuesta por la configuración. Sin olvidarnos de la sensibilidad y de los conocimientos y habilidades técnicas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

KEIKO SATO (1957) / VERSIÓN DE UNA TIERRA QUE YA NO ES LA MÍA

Dice Gerard Vilar que el significado de las obras de arte cambia en el curso de la historia porque los tres mundos (objetivo, social y subje...