19 de febrero de 2019

EMMANUELLE RENARD (1963) / ME ESTOY CAGANDO EN TODO


  •  La francesa RENARD ha conseguido forjar su propio código, ese que se define como la relación entre los elementos de la expresión y las unidades del contenido. Para ello ha buceado en el horror del pasado y la ignominia del presente. 


  •  Con lo que llega a una equiparación entre la actitud, la aptitud, la fuerza, la indignación de la forma, la frustración del color, el espacio masacrado, el canibalismo futuro, la paradoja entre lo humano y su bestialidad, la condenación y el tránsito divino e infernal.  


  •  La infamia ya no es repulsión, sino belleza. Ya no es espanto, sino un tratado plástico para el que sepa ver y mirar. Es visualizar el pensamiento, hacerlo sentir y presentir, anteponerlo sobre la normalidad anodina y plantearlo como la alternativa vital más piadosa.    

Los sueños son gemidos de fantasmas.

(Alejandro Schmidt)

15 de febrero de 2019

DANIEL TEDESCHI (1950) / DIBUJOS CON LA SENSACIÓN DE SEGUIR ESPERANDO LO QUE SEA


  •  Soberbio dibujante el argentino TEDESCHI, porque esa ejecutoria convincente da a lugar a que su caudal imaginativo se exprese desde todos los focos e inflexiones, yuxtaponiendo, fusionando, dimensionando.  


  •  Es un código que solamente exige una condición estilística en las distintas vicisitudes en que se ven envueltos sus criaturas, como que sean términos de los rasgos de una creación que se proyecta como la definición de unos bocetos esculturales.      


  •  Como ha dicho la artista española Ana Laura Aláez, la creatividad, tanto la mía como de otros a mí alrededor, han sido mis alas en un campo de minas. En el caso de este autor,  son alas de pensamientos de nobleza y excelsitud.

En el sueño que sueño que escribo
todos buscan diciembre, pero no llegan nunca.
(Rogelio Ramos Signes)

10 de febrero de 2019

THILO HEINZMANN (1969) / NO ME HACE FALTA YA VER LA LUZ


  •  Rociar, espolvorear, esparcir tenuemente. Pero hasta llegar ahí, probar, explorar, investigar, ensayar, escoger, indagar, bajo un fondo virgen que sepa absorber sin anular y sin omitir. Son fenómenos volátiles que conjugan la fusión de medios y materias, de pensamientos y premoniciones, proveedores de percepciones, en estado de presencia o de memoria.  

 Con ello su plástica se gesta como un quimera dinámica que es más huella que entidad, irradiación que organismo, atribuyéndose propiedades etéreas, casi espectrales. No tienen forma ni la necesitan al ser criaturas celestes e ígneas.   
 El alemán HEINZMANN hace uso de sus dotes de buen alquimista hasta propiciar unas creaciones en las que los procedimientos desembocan en un hablar con la luz, en un susurrar con el color y en un comunicar con las texturas, hasta que la mirada se vaya en tránsito con ellas fuera del soporte.   
Pero ahora estamos dispuestos a a decir
sin malicia alguna verdades a medias, 
mimetizados como estamos
con el tiempo que nos tocó vivir.

(Juan Carlos Moisés)

6 de febrero de 2019

ANTOINE ROEGIERS (1980) / ME QUEDO A VIVIR AQUÍ


  •  Las referencias a la historia de la pintura y de la cultura por parte del belga ROEGIERS transcurren por toda su obra, si bien la influencia de El Bosco es fundamental para configurar un mundo plástico que no pierde ningún dictado del pasado para hacerse visible en el presente. 


  •  Armado de unos poderes creativos y materiales muy sólidos, solventa los problemas pictóricos con una intuición portentosa y una imaginación que ha de establecer límites para sustentar una figuración tan precisa, monstruosa y formidable.


  •  Se trata de retomar, en estos principios del siglo XXI, la magia pictórica, la que nunca se ha perdido si al acercarnos a ella con expectación y curiosidad, la percibimos como propiedad renovada y acorde con el tiempo en que vivimos, ya que en muchos aspectos es inmortal.    

Somos 50 poemas,
el resto no es nosotros sino la nada que nos viste.

(Artaud)