30 de septiembre de 2010

JEAN RUSTIN (1928) / NO HAY PEOR INFIERNO QUE LA BELLEZA






  • Decía Manuel Millares que el arte no debe serlo porque agrade sino más bien porque duela rabiosamente. Y al francés RUSTIN ha de dolerle tanto esta humanidad patética que la ha configurado como si fuesen los homúnculos -por eso de tomar algo prestado del autor anteriormente citado- de nosotros mismos. ¿Aunque estamos seguros de que no lo somos?




    • Pero además ¿por qué tanta fealdad? Pues porque siempre, según afirma Donald Kuspit, la fealdad es más seductora que la belleza dado que en nosotros y en el mundo hay más fealdad que belleza: hasta que el arte pone belleza en ambos.







      • La obra de este artista nos remite, por tanto, a la coloración pálida, macilenta, lívida y sombría de la vejez, de la locura, de la tragedia y de la muerte, siendo una muestra más de una tradición pictórica de una visión torturada del hombre que aglutina decadencia y derrotas, crueldad y sexualidad tosca y zafia.






        • Una figuración que tiene el certero y dudoso don visual -partimos siempre de la base de que no lo necesitamos- de acercarnos y asomarnos al fondo de nuestro destino, no permitiéndonos rehuirlo, sino más bien celebrarlo como un descubrimiento ya descubierto pero perennemente ignorado.





        • No caben magias, enigmas, misterios, sólo testigos de hoy y de ayer que aparecen y se quedan estáticos con su mirada lunática fija en nuestros ojos. ¿Qué podemos decirles?


4 comentarios:

  1. yo lentamente descubri en un ser asi su esplendorosa belleza interior asi el canon comercial me atormente. el disfrute fue intenso y doloroso. toda una aventura intensamente humana. fui su unico amor su primer y unico amor. los hombres temen a la fealdad sin saber que se puede encontar alli
    luis fernando arango artista plastico

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTA... ESTA OBRA DEJA MUCHO A LA IMAGINACION ALGO MORBOSA QUE TODOS POSEEMOS...

    ResponderEliminar
  3. MARAVILLOSAS PINTURAS AUNQUE LOS TEMAS SEAN DUROSSS.

    ResponderEliminar
  4. Increible y desconcertante descubrimiento el de Jean Rustin

    ResponderEliminar