24 de agosto de 2010

DANIEL EDWARDS (1965) / MI OBRA TIENE QUE LLAMAR LA ATENCIÓN

  • Dicen que el mundo del arte es cada vez más complejo, y ciertamente lo es en tanto en cuanto el mercado influye decisivamente para que lo sea. Por eso, los límites entre arte, espectáculo, escándalo, manipulación, provocación e insustancialidad han saltado por los aires.
    • Si hay que estar horas metido en una maleta, se está; si hay que escupir a los visitantes y espectadores, también; si hay que frotarse el trasero con un móvil arrebatado a un invitado, mucho mejor.


      • El norteamericano EDWARDS busca la controversia con sus esculturas: representación del parto de Britney Spears; el meconio (o primera deposición) en bronce del hijo de Tom Cruise y Katie Holmes; el busto de Hillary Clinton; la autopsia de Paris Hilton. Todo vale.


        • El propio autor ha comentado que los medios de masas modernos muestran más atención a los excrementos de una celebridad que a todas las hambrunas, las crisis sanitarias o los problemas sociales.

      • No creo necesario ir tan lejos, por señalarlo con un eufemismo. Hay otros derroteros por donde conducir perspectivas, creaciones, plataformas, construcciones, sin caer en unos términos chabacanos e infectados de superficialidad y artificio. El talento y la intuición plástica tienen que estar antes y después. Y el montaje, la visión y la idea en la definición de la apuesta por la configuración. Sin olvidarnos de la sensibilidad y de los conocimientos y habilidades técnicas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario